Entradas

3 elementos poderosos del Coaching de Equipos

Hoy voy a hablarte de una de las disciplinas más efectivas en el mundo empresarial para la gestión eficaz de personas y equipos de trabajo: el Coaching de Equipos. Aunque puede ser ineficaz si no se pone en práctica cumpliendo unas premisas que considero indispensables con respecto a la preparación del coach. Son las que realmente marcan la diferencia e impulsan al equipo a que haga funcionar sus sistemas de forma óptima.

Pero antes vamos a poner orden en este galimatías de conceptos y variantes que nos ha traído el coaching.

Si entendemos por coaching un conjunto de metodologías y técnicas que un coach pone práctica para facilitar el logro de los objetivos que se marca el/los cliente/s (coachee/s), la diferencia viene dada por las áreas o contextos en los que se aplica. Entonces encontramos variantes como:

  • Life-coaching/Coaching personal: destinado a personas individuales que abarca todo lo relacionado con el modo de vida del cliente.
  • Coaching transpersonal: es un paso más allá del life-coaching. Aborda los aspectos más profundos de la persona relacionados con su propósito de vida.
  • Coaching ejecutivo: es el coaching personal individual aplicado en un contexto de dirección empresarial, ya sea de una organización o de un equipo.
  • Coaching (sistémico) de equipos: acompaña a equipos de cualquier nivel organizacional para ayudarles a entender sus procesos y a adaptarlos, modificarlos o transformarlos para que tengan un efecto óptimo en su salud colectiva y en sus resultados.
  • Coaching organizacional: es similar al de equipos pero añade un grado más de complejidad al abordar el sistema como un todo. O sea, en el coaching de equipos se trabajan las necesidades y objetivos que una de las células, y en el organizacional se trabaja la cohesión y la interrelación de las distintas células en base a la estrategia, la misión y el alineamiento hacia los objetivos y resultados comunes.

 

Ahora que hemos puesto un poco de orden, te voy a explicar los tres ingredientes indispensables en toda receta que un buen coach de equipos desee cocinar con éxito:

Experto en Relaciones Sociales

Somos animales de compañía y hacer que la compañía sea grata conducirá irremediablemente a que los procesos sean más eficientes. Implica ser buen conocedor de las Relaciones Sociales y de la forma en cómo las personas pueden interactuar con los demás de forma eficaz. Muchos de los problemas de un sistema o equipo son de tipo inter-personal o inter-relacional, no propiamente de los procesos.

Te lo digo por experiencia, pues en mi trayectoria como directivo en muchas ocasiones me ha dado mejores resultados abordar los problemas o las ineficiencias desde el punto de vista relacional que quedarme solo en analizar la tarea o el proceso. Por ejemplo, si existe una falta de coordinación palpable ente dos áreas como Atención al cliente y Comercial, posiblemente tengamos que ir más allá de los procesos entre las dos áreas para detectar si hay algún tipo de rivalidad o menosprecio de la labor de cada uno y de sus integrantes.

Dentro de las relaciones sociales encontramos aspectos como la comunicación, la oratoria, la asertividad, la empatía, el altruismo, la cooperación, la indulgencia, la diplomacia

Experto en Inteligencia Emocional

En el ejemplo anterior vemos la necesidad de descubrir problemas latentes en las relaciones sociales entre los miembros integrantes de un sistema. Lo más probable es que si queremos atajar de raíz el problema tengamos que ir un paso más allá: gestionar las emociones del equipo con Inteligencia Emocional.

¡Menudo reto!

O sea, analizando las relaciones sociales podemos determinar si el origen del problema es un conflicto inter-personal, falta de comunicación o una “lucha de clanes”.

Gestionar las emociones de cada persona del equipo tanto a nivel grupal como individual nos permitirá conocer el verdadero motivo de las ineficiencias o conflictos que se generar en un equipo.

De este trabajo pueden salir a la luz expresiones como las siguientes, que nos darán buenas pistas para alcanzar la ansiada solución:

“Siento que mis opiniones no se tienen en cuenta”.
“Tengo miedo a equivocarme. Siempre me están recriminando cosas que hago mal”.
“Yo siempre estoy disponible, en cambio él nunca me echa un cable cuando se lo pido. Al final he acabado actuando del mismo modo, aunque no me siento bien haciéndolo”.
“Aquí cada uno va por libre. Me siento como un animal que cada día tiene que procurarse su propio alimento. Estoy deseando llegar a casa para dejar atrás este sinsentido”.

Entrar al trapo con asuntos emocionales no está al alcance de muchos responsables de equipo. Suelen surgir excusas o barreras mentales como:

“Esto no hay quien lo arregle”
“Yo no soy psicólogo”
“Lo más probable es que salga escaldado, así que mejor no tomo parte”
“Que se apañen, ya son mayorcitos para arreglar sus desavenencias personales”

Por eso a menudo prefieren quedarse en lo superficial sin que se resuelvan los problemas desde la verdadera causa. Es como poner un parche a una rueda de coche pinchada. El riesgo de colapso es enorme mientras perdemos mucho tiempo detectando pinchazos y poniendo parches. La ayuda del coach de equipos experimentado en la gestión de emociones es el plus que conduce a la solución óptima y permanente.

frase-consciente-20-by-david-quesada-2

Experto en Orientación a Resultados

El éxito de un proceso de coaching de equipos radica sobretodo en la orientación a resultados tangibles. O lo que es lo mismo, que no se pierda nunca de vista para qué están todos allí.

Podemos (y debemos) trabajar las relaciones sociales y gestionar las emociones, pero en todo momento hay que tener claro que el objetivo es llevar a cabo una serie de tareas de forma eficaz y coordinada lo que nos permitirá obtener los resultados esperados a nivel de equipo y contribuir así a los de la organización.

El buen coach de equipos debe saber de rel.sociales #inteligenciaemocional y orientación a rtdos. Clic para tuitear

Por ejemplo, algunos objetivos tangibles de equipo pueden ser:

  • Presentar los informes económicos sin errores y en los plazos establecidos (Control de gestión).
  • Cero errores en la entrega de pedidos (Logística).
  • Lanzar un mínimo de 4 campañas promocionales al año (Marketing).
  • Eliminar las piezas defectuosas en el producto final (Control de Calidad).
  • Entregar al cliente el proyecto “Z” completo y en el plazo acordado (Equipo del Proyecto “Z”).

En mi caso, la experiencia adquirida en finanzas y contabilidad me permite siempre tener muy presente la visión económico-pragmática de un equipo. Ante un problema enquistado de relaciones sociales o gestión emocional, el hacer ver al equipo o a la persona la necesidad de poner todo su empeño en el resultado esperado es un buen enfoque para desencallar el conflicto. De no ser así, la situación puede llevar a que el responsable del grupo tenga que tomar decisiones drásticas, como podría ser la de prescindir de alguno de los colaboradores.

Con esto quiero decir que el coach no se encarga de solucionar los problemas, sino de hacer que se pongan en evidencia y de abrir vías para su solución. Las decisiones de cómo solucionar o reconducir una situación recaen siempre en los miembros del grupo o en su responsable en última instancia.

El #coaching de equipos ayuda a hacer evidente un problema sistémico y a abrir vías de solución. Clic para tuitear

Otra cosa es que el coach, además de ser coach tenga experiencia en el área de trabajo del equipo al que acompaña. Entonces pasa a ser también mentor, lo que ofrece un gran valor añadido al tener la capacidad de ponerse dos gorras según convenga: la de coach para ayudar al equipo a que obtenga sus respuestas y la de mentor para aconsejar en base a su experiencia, siempre intentando no condicionar la esencia e identidad propia del equipo. Por ejemplo en mi caso, al tener experiencia como directivo, puedo hacer  de coach y mentor de otros directivos cuando trabajamos cualquier ámbito relacionado con el liderazgo y la dirección de equipos, según lo requieran.

Entonces, ¿has probado alguna vez los beneficios del coaching de equipos? ¿Te planteas ponerlo en práctica con tu(s) equipo(s)? Si no lo has probado aún, escríbeme a info@david-quesada.com y te cuento cómo hacerlo de forma segura y eficaz. Verás que hay un antes y un después…

¡Hasta pronto!

GRATIS PARA DIRECTIVOS Y MANDOS INTERMEDIOS

Cómo construir una red eficaz de contactos y colaboradores (II)

¿Qué puedo hacer para trabajar de forma óptima mi red Co&Co? En el post anterior te hablaba de los beneficios de cultivar una buena red Co&Co. Ahora te muestro varias acciones para llevarlo a la práctica a partir de mi propia experiencia:

Comparte Valores

Busca siempre colaboradores afines con los que compartas valores. Por ejemplo, si surge un proyecto en el que tú tienes como valor principal el aprendizaje que te puede suponer a nivel de experiencia y pides que participe un colaborador al que ahora le prima más el ganar dinero, seguramente tarde o temprano aflorará un conflicto de valores que más vale abordar antes de empezar.

Y hablando de valores, ¿cuál es para mí el más potente e imprescindible a la hora de construir lazos de colaboración?

La Confianza, sin duda.

La confianza por ejemplo para expresar lo que uno piensa sobre la mejor forma de servir al cliente, sobre lo que funciona y lo que no, sobre la idoneidad de contar con o prescindir de colaboradores dependiendo del proyecto, la de preservar el origen de la relación con el cliente.

Sobre este último punto, me refiero al hecho de que cuando participo en un proyecto con el cliente de otro colaborador y éste después me pide directamente un servicio. En este caso, siempre debo ser transparente con mi colaborador y consensuar con él la respuesta. Lo contrario, actuar por libre, pondrá seriamente en peligro la relación de confianza.

Y ya sabemos que la confianza se construye haciendo durante tiempo y se puede destruir en un instante.

Y yo me pregunto, ¿cómo se puede medir el nivel de confianza en una relación, ya sea personal o profesional? Simon Dolan nos da algunas pistas.

#confianza es la suma de muchas acciones +, pero se puede destruir con una sola de negativa. Clic para tuitear

Piensa en opciones de colaboración

Por inverosímil que parezca, cualquier idea de negocio o proyecto que solucione un problema vale la pena ponerla sobre la mesa y compartirla. Aunque requiera de la colaboración de profesionales de distintos ámbitos aparentemente sin conexión, hay que intentarlo.

La mente abierta para pensar “out of the box” (fuera de la caja) te hará conectar con los contactos que menos pensabas.

Por ejemplo, recuerdo el proyecto HibriturSelva que consistía en hibridar Turismo con otras disciplinas, entre ellas la educación. Tuve la oportunidad de participar en varias sesiones de las que salieron productos y servicios combinados muy interesantes para impulsar el turismo local en colaboración con profesionales de la educación y la formación.

Elimina la palabra “competencia” de tu vocabulario

Si cuando veo a alguien de mi ramo profesional lo catalogo automáticamente como un potencial competidor, entonces tengo una creencia limitante en potencia y quizás también una falta de confianza en mis capacidades.

Prefiero verlo como un potencial colaborador. Alguien con quien podrían surgir sinergias ahora o mañana.

Si a él/ella le va bien, entonces significa que si yo lo hago bien, también me podrá ir bien. Al final, si dejamos que nos invada la envidia egoísta, o sea insana, dejaremos de ser merecedores de nuestro propio éxito.

Lo que no quiera para los demás, yo tampoco lo tendré. ¡Es así de simple!

Agradece, celebra y comparte los éxitos

Anclar mi mente en grandes momentos vividos junto a mis colaboradores es la forma de interiorizarlos y mantenerlos latentes para que se vuelvan a reproducir en cualquier momento.

Cuando vives una experiencia de éxito, recordar las personas que la compartieron, el entorno, los sonidos, los olores, los aprendizajes, hará que se vuelva a reproducir de nuevo y te inyectará la dosis de confianza necesaria para afrontar nuevos retos. Yo lo hago constantemente, ¡y funciona!

Si además compartes con ellos unas copas, una charla, para saborear el éxito en común el efecto se multiplica. ¡Cuántas veces hemos acabado algo sin tiempo para saborearlo y a otra cosa! Es como dejarlo a medias. La celebración compartida es el postre que endulza la comida, la guinda del pastel.

 

Ser agradecido/a por naturaleza y por cualquier cosa, por pequeña que sea, te hará vivir una vida con más sentido. Y lo curioso es que cuando agradeces, ¡también acabas recibiendo agradecimientos! Si te cuesta dar las gracias o no le das importancia a dedicar centésimas de segundo en decirle a alguien esta palabra especial, te invito a que lo pruebes. ¡Tiene efectos secundarios muy poderosos!

Entonces, ¿eres “Agceco”? O sea, ¿AG CE CO?

En otras palabras: ¿eres una persona que practica el Agradecimiento, Celebra y Comparte con los demás?

Hay algo mágico en esto de agradecer, celebrar y compartir, difícil de explicar. Si lo practicas a diario ocurren pequeños milagros que van llenando tu vida de más instantes de felicidad. ¡Y la cosa no está como para dejarlos pasar! Esos milagros se van gestando en el mundo inmaterial a través de acciones que llevamos a cabo en nuestro mundo material, terrenal.

 

Raimon Samsó lo sintetiza a la perfección en su frase:

El 4% de lo que ocurre en el mundo material se gesta en el otro 96% en el mundo inmaterial Clic para tuitear

Al principio puede resultar difícil de asimilar un paradigma como este, sobretodo para alguien que viene de ciencias yo, pero con el tiempo lo acabas entendiendo.

Para acabar, me gustaría compartir contigo el nombre de algunos colaboradores con los que he compartido proyectos y experiencias y a los que estaré eternamente agradecido. No están tod@s los que son, pero es una muy buena muestra.

Mónica Aldegunde
Experta en coaching y en ayudar a los demás más allá de lo que el trabajo le pide. Me ha dado la oportunidad de facilitar en su centro ESPAI INTEGRATIU en Blanes. Ella es impulsora del Colectivo Dona Terra (red de mujeres globals).

Fina Cantos
Experta consultora y coach empresarial con una increible capacidad de conectar personas y sistemas. Nos unió un proyecto maravilloso: Zenks… ¡y más que vendrán!

Nacho Plans
Un monstruo del coaching de equipos con quien he tenido el privilegio de compartir grandes momentos en sala. Le conocí en la certificación de Coaching por Valores.

Ana Bizarro
Nos une la pasión por emprender… ¡y mucho más! Desprende alegría y acción a raudales. Te recomiendo especialmente uno de sus últimos artículos sobre Espiritualidad para novatos y el evento de alto impacto que facilita en mayo en San Sebastián junto a otra gran compañera, Lluisa Ochoa, experta en dinero y fiscalidad consciente.

Ya no hay excusa pues para empezar a cultivar tu Red Co&Co (contactos y colaboradores). Si ya lo haces, te invito a compartir las acciones llevas a cabo para mantener tu red bien alimentada y productiva.

¡Un abrazo y hasta la próxima!

Cómo construir una red eficaz de contactos y colaboradores (I)

Disponer de una red de contactos y colaboradores (Co&Co) sólida, extensa y multidisciplinar es algo que se consigue con el tiempo y que se tiene que cultivar con cariño como la tierra.

Esto vale tanto para un emprendedor como para un profesional por cuenta ajena. Pues aunque hoy puedas gozar de un empleo estable y no sientas la necesidad ni la motivación por trabajar tu red de contactos, hay un 90% de probabilidades de que necesites recurrir a ella en alguna o varias ocasiones en lo que te queda de vida laboral. Entonces más vale tenerla actualizada y receptiva, ¿no crees?

¿Qué beneficios aporta cuidar de tu red Co&Co?

Aquí van unos cuantos:

Tus contactos te permitirán generar más opciones si te planteas cambiar de trabajo. Ya sabes, el boca-oreja todavía funciona, ¡y mucho!

  • Ellos son los que mejor podrán avalar públicamente tu valía profesional… y las redes sociales amplifican su difusión, como por ejemplo Línkedin. Por cierto, Si todavía no estás activo/a en esta red, te recomiendo que crees cuanto antes tu perfil y completes toda la información sobre tus capacidades, aptitudes y experiencia profesional. Puedes tomar el mío como ejemplo.
  • Con tus colaboradores podrás ofrece más valor a tus clientes y transmitirás confianza a través de un sistema u organización más allá de ti como profesional individual.
  • Tendrás de ellos buen feedback, opiniones, consejos y distintos puntos de vista para avanzar con paso firme en tu actividad.
  • Podrás poner en práctica uno de los valores que más aprecio desde que emprendí mi actividad actual: ayudar a los demás. No solo a los clientes, sino también a las personas que aprecias y que antes o después también te ayudarán si lo necesitas. Cuando un contacto o un colaborador te pide ayuda, te genera un chute de confianza y autoestima. ¡Te sientes útil y que lo que haces es útil para el mundo!

 

Desde el punto de vista del emprendedor/freelance/autónomo, cuando decides emprender una actividad por tu propia cuenta y riesgo, puedes lanzarte al ruedo bajo tres modalidades de juego, lo que llamo los tres perfiles del emprendedor:

El jugador solitario

Se lanza a terreno de juego a solas. Te encargas del marqueting, la comercialización, la producción de bienes, la prestación de servicios, las finanzas… ¡Eres el/la hombre/mujer orquesta! Todo el triunfo es para ti, pero también todo el esfuerzo y sufrimiento.

Cuando inicias un proyecto en solitario, empiezas una larga travesía que sobretodo en su inicio es como cruzar el desierto, hacer el París-Dakar. Nadie te cuestionará, te recriminará, nadie te cambiará el rumbo contra tu voluntad, pero procura llevar la cantimplora llena y la mochila repleta de provisiones porque como equivoques el rumbo, no tendrás coche de asistencia que te rescate.

Aquí trabajar tu marca personal es clave. Tu producto eres tú y debes cuidarlo y mimarlo. También en los dos perfiles que te explico a continuación, pero muy especialmente si decides ir en solitario.

El jugador de equipo

Es aquél que basa su trabajo en la participación en redes activas de otros. O sea, es un híbrido entre trabajador por cuenta propia y por cuenta ajena. Está especializado en un área muy concreta y acuden a él consultoras, despachos u otros freelance para prestar servicios concretos a sus clientes y poderles aportarles así más valor.

Aquí dejas el marketing y el trabajo comercial para otros renunciando a una parte de las ganancias. Bajo esta fórmula he colaborado por ejemplo con Alicoach, con Nacho Plans a la cabeza, un gran profesional y persona con quien he tenido el privilegio de compartir en sala grandes momentos facilitando sesiones de coaching de equipos.

El constructor de equipo

Cuando surgen proyectos específicos en los que se requiere de varios especialistas, este perfil se encarga de buscar entre sus colaboradores los que mejor se adaptan a los requerimientos y mejor combinan entre sí, no solo por capacitación técnica sino también por carácter, actitud, manera de ser. En dos palabras: por su Inteligencia Emocional. Se trata de formar equipo entre iguales capitaneado con un líder/coordinador.

Un #emprendedor se acerca más a empresario cuanto más potente es su red de colaboradores. Clic para tuitear

¿Con qué perfil de los tres me quedo? ¡Pues con todos! La clave del éxito radica en saber combinar los tres en función de necesidades, motivaciones y prioridades en cada momento y para cada oportunidad profesional que se presente.

Te recomiendo no descartar nunca ninguna opción y que te dejes llevar también por tu intuición y por cómo te sientes conectado/a con los demás, pues la razón no tiene siempre la solución.

El corazón tiene razones que la propia razón desconoce. Mario Alonso Puig Clic para tuitear

En el próximo artículo continuaré hablándote de este tema para proponerte algunas acciones que me han servido para construir una red Co&Co potente y eficaz.

¡Hasta pronto!

 

Productividad: “Reuniones al grano” en 4 pasos

Seguramente todos hemos sufrido en algún momento de nuestra vida laboral reuniones de trabajo que se hacen eternas y de las cuales salimos con la sensación de haber perdido el tiempo. Se habla sin orden, no se sabe qué se ha acordado exactamente, quién lo hace ni cuándo y se aprovecha para comentar temas extra-profesionales como el tiempo que hace, cómo ha ido la liga el fin de semana, la última travesura de los peques, etc, etc.

El tiempo es un bien demasiado valioso como para despilfarrarlo sin control ni orden.

Hacer reuniones de trabajo es imprescindible para fortalecer la cohesión, la eficiencia y la coordinación entre las personas que la integran. Pero si los participantes no tienen bien afinado el sentido de la productividad y la eficacia es necesario poner orden, instaurar un método…

Frase conciencia 10 by David Quesada

¿Un método para hacer reuniones? Pues sí, también para las reuniones de trabajo hace falta, sobretodo si tenemos perfiles del estilo (con que haya uno basta): charlatán o “fidelcastrista”, divagante, protagonista, tendencioso/manipulador, pesimista… Si identificas en alguna dosis cualquiera de estos tipos de participante nocivo debes implementar ipso-facto el método que te muestro a continuación en 4 pasos. Es muy sencillo y efectivo. Por eso me sorprende que todavía haya tantas empresas y equipos que no lo utilizan. ¿Quizás por pereza? Ojo! Que a la pereza le sigue la pobreza!

Paso 1 – Convocatoria

  • Informa previamente del día, hora de inicio y finalización. Acotar el tiempo es importante para coordinar agendas y que todos contribuyan a respetarlo. Deja claro el objetivo: tomar una decisión sobre un tema concreto, gestionar la carga de trabajo y tareas previstas del equipo, abordar un nuevo proyecto, etc.
  • Pregunta a los asistentes si tienen temas concretos a tratar. Que te informen, mejor en privado para evitar el inicio de una conversación múltiple seguramente innecesaria. Este punto lo puedes evitar cuando se trata de reuniones para planificar el trabajo del grupo en las que cada uno ya dispone de un tiempo pre-asignado para comentar sus tareas a realizar.
  • Con la información disponible, diseña la agenda de la reunión con el tiempo asignado a cada uno de los temas. Conviene dejar un espacio breve para debatir cada punto.
  • Envía a todos los asistentes la convocatoria definitiva con el orden del día en cuanto a temas, personas a exponer y tiempos asignados (te muestro un ejemplo al final).

 

Paso 2 – Definición de roles

Este es un aspecto básico para el éxito de la reunión y el máximo aprovechamiento del tiempo. Se trata de asignar los siguientes roles ya sea de forma rotatoria o bien los puede asumir siempre la misma persona, que podría ser quien convoca la reunión o el responsable del equipo. En cualquier caso, el repartirlos entre los asistentes genera mayor dinamismo e implicación de todos.

  • Moderador: se encarga de presentar la reunión y atemperar el trascurso de la misma interviniendo lo menos posible y siempre que favorezca al logro de los objetivos. O sea, como el mejor árbitro de un partido de fútbol donde el éxito de su trabajo radica en el hecho de pasar desapercibido sin que haya perdido el control.
  • Controlador de tiempos: hace seguimiento del tiempo de cada asistente en base a la agenda, dando aviso cuando alguien excede del suyo y cuando se está sobrepasando el tiempo preestablecido. Informa en voz alta pero es el moderador quien da y retira los turnos.
  • Dinamizador: se encarga de animar a la participación y a que no se encallen los asuntos. Favorece la consecución de acuerdos y la comunicación fluida. Es un rol que puede asumir también el moderador.
  • Secretario: toma nota de los aspectos más importantes que se han tratado y sobretodo de los acuerdos, dejando claro quién, qué y en qué plazo se llevarán a cabo. Paso 3 – Desarrollo de la reunión

 

Paso 3 – Desarrollo de la reunión

Si has seguido los pasos anteriores, las probabilidades de éxito en cuanto a productividad y resultados son muy altas. Solo cabe que cada uno de los responsables de cada rol lo ejerza de forma efectiva y lo demás viene solo. En el caso que se surjan nuevos temas que no toca abordar, el secretario toma nota para futuras sesiones. Éste también debe disponer al final de la reunión de un espacio para compartir las conclusiones y acuerdos tomados y validar así también que todo el mundo lo ha entendido.

Las mejores reuniones son las que duran poco. #productividad Clic para tuitear

Paso 4 – Resumen de la reunión

El secretario redacta y envía a todos los asistentes un resumen con los puntos tratados y los acuerdos adoptados. Resulta práctico llevar un histórico de las reuniones y acuerdos para su consulta en cualquier momento, al estilo de una comunidad de propietarios. De hecho, un equipo actúa también como una comunidad en la que cada miembro es garante y responsable de sus funciones y compromisos.

Un ejemplo para una reunión de 5 personas de 90 minutos en la que todos tienen temas a tratar sería:

  • 5 minutos cada uno para exponer sus temas (sin derecho a réplica). Pueden usar su tiempo para comentar alguno de los temas expuestos por el resto si lo consideran más importante o prioritario. Total: 25 min.
  • Espacio de debate y acuerdos en el que el moderador va asignando un total de 9 turnos de 5 minutos como máximo según petición. Los participantes no interrumpen, sino que piden la palabra al moderador. Total: 45 min.
  • 5 minutos para que el secretario comparta el resumen de temas tratados y acuerdos.
  • 5 minutos para que el secretario comente los nuevos temas surgidos que se podrán abordar en reuniones futuras.
  • 5 minutos para plantear y resolver dudas o aclaraciones sobre los acuerdos y nuevos temas surgidos a abordar.
  • 5 minutos para que el secretario comente cualquier modificación en los acuerdos que haya podido surgir y para que el moderador cierre la reunión, emplazando a los participantes a una próxima si ya se pudiera fijar fecha y hora.

¿Te ha parecido útil este formato? ¿Lo has utilizado alguna vez? Si no lo has hecho, espero que lo puedas aplicar desde ahora. Comprobarás su efectividad y los demás te lo agradecerán al estar cuidando también de su valioso tiempo.

 

 

Liderazgo cocinado con valores: ¿escueces o enriqueces?

Liderazgo y valores son dos conceptos que caminan de la mano. Me resulta imposible imaginar a un líder sin valores. Es como pretender hacer un buen caldo casero pero sin su correspondiente apio, puerro, zanahoria, huesos de pollo…

¿Pero qué entendemos por un líder? ¿Una persona que es capaz de arrastras masas en pos de un objetivo? Si es así, entonces también podríamos llegar a pensar que un dictador como Hitler es un gran líder, ¿verdad? De hecho para mí, este tipo de personajes los podemos catalogar como “anti-lideres” y por tanto provistos de su extenso arsenal de “contra-valores”. Son el típico ingrediente en mal estado que si no se detecta a tiempo, agría el caldo.

No me voy a referir a estos “líderes” sin escrúpulos, que por desgracia brotan a nuestro alrededor como mala hierba con mala sabia. Practican de forma sistemática la “inteligencia egocional” y nos amargan más de un desayuno.

Voy a hablarte de los auténticos líderes que desbordan inteligencia emocional por los cuatro costados. Los que enriquecen el caldo casero. Son aquellos que mueven masas hacia un objetivo loable y próspero para la sociedad. Personas con conciencia que dirigen empresas, equipos de trabajo, asociaciones… o que sin tener personas a su cargo son una referencia para los demás, un ejemplo y fuente de inspiración.

Si piensas en alguno de ellos, seguro que rápidamente identificas valores positivos en los que fundamentan su liderazgo, visión, su forma de actuar y de relacionarse con los demás. Quiero compartir contigo en concreto de tres valores que siempre encuentro en un líder auténtico: la humildad, la mente abierta y la generosidad.

  • Humildad desprendida del tan nocivo ego, lo que permite al líder bajar al fondo de la mina si hace falta y ponerse al servicio de su equipo, de sus seguidores. El líder debe tener un objetivo claro y cuando lo tiene, su responsabilidad es la de proporcionar a su tribu las herramientas y recursos necesarios para alcanzarlo. Entonces se convierte en un servidor. Es lo que James C. Hunter llama “la pirámide invertida” en su best seller La paradoja del liderazgo.
  • Mente Abierta para entender las distintas opiniones, puntos de vista y creencias de todas y cada una de las personas con las que el líder se relaciona. Mente abierta es el ingrediente necesario para practicar el pensamiento con objetividad y libre de prejuicios, además de la antesala de la “creativación” (creatividad & innovación).
  • Generosidad que hace que una persona anteponga los intereses y necesidades del grupo a los suyos propios. Gente que regala a los demás su bien más preciado: el tiempo, sin esperar nada o poco a cambio.

Tengo la gran suerte de contar entre mis amigos con personas que considero grandes líderes y no por eso son todos personas relevantes. En todos ellos identifico estos tres valores que te he descrito y muchos más.

¿Y tú? ¿Con cuántos líderes cocinas? Seguro que con más de los que te piensas. Y lo más bonito es que tú puedas ser uno de ellos para otras personas.

Te propongo lo siguiente:

Haz una lista con las personas cercanas en las que identificas los tres valores anteriores y después anota otros valores que también ves en ellas… Te deseo una larga lista !!

 

Si quieres saber más sobre cómo ejercer el liderazgo con valores, te invito a conocer el Programa Lidertivo. Un entrenamiento online que he estado preparando a consciencia y con dedicación exclusiva durante más de un año para aquellas personas que buscan disfrutar de una profesión próspera y convertirse en una referencia.

Este artículo ha sido también publicado en la página oficial de Coaching por Valores. Puedes leerlo aquí

 

En el trabajo: ¿Te resignas o te reasignas?

Hoy en día hay demasiada gente que vive entregada con resignación a un trabajo que no le gusta. Arrastran su ser a un empleo en el que si pudieran adelantarían en un suspiro las manecillas del reloj hasta el final de la jornada. Piensan que ya no hay alternativa y buscan el motivo en causas ajenas a su control para que su mente pueda justificar esta situación tan dañina sin tener que mojarse: la crisis, la economía capitalista, la codicia del mundo empresarial y sus dirigentes, el egoísmo de los demás, la ausencia de valores, la imperfección del cerebro humano…

Hay claros síntomas para detectar esta epidemia: estrés, autoestima insana, inseguridad permanente, síndrome post-vacacional o “pre-lunesino”…

Al finan caen en la falsa complacencia de que ahí afuera la cosa está peor y “que ya puedo estar contento/a con lo que tengo”. Entiendo esta forma de pensar pero ya no la comparto, pues hubo un tiempo en que yo me sentía así hasta que decidí acabar con el chantaje emocional que me estaba haciendo a mí mismo.

Decidí emprender un ilusionante “proyecto sin alcohol” como la cerveza 0,0: cero clientes y cero ingresos. No fue una decisión fácil, te lo aseguro, pero cambió todo cuando sembré en mi mente la semilla de una creencia poderosa e indestructible, a prueba de fracasos y decepciones:

“La incomodidad presente me llevará a la prosperidad futura”. Clic para tuitear

He tenido que cruzar el desierto con mi tanque de cerveza 0,0. Yo pensaba: pero si a mí solo me gusta la Coronita!! Pues nada, aposté por la 0,0 !!. Dicen que hay que probar de todo, verdad?

Cruzar el desierto  me ha hecho todavía más fuerte, porque sigo vivo, con la misma ilusión y pasión que el primer día y con un buen puñado de compañeros/as de viaje que de otra forma nunca hubiera conocido. Además, cuando al final de la travesía vislumbras el brillo del sol reflejado en el mar, la emoción que sientes es indescriptible.

Ya te he explicado mi historia. Sentía la necesidad de hacerlo porque solo habiéndola vivido me puedo sentir con el derecho a hablarte de esto de la resignación en el trabajo y sobretodo del otro polo del imán: la reasignación !!

Espero que no te sientas como me sentí yo o como se sienten tantas personas desgraciadas, pero si fuera así, te aseguro que hay solución.

Hay dos formas de hacerlo y es sobretodo a través de un cambio de conciencia:

  • Reasignando tu situación en tu trabajo actual hacia un cambio de conciencia sobre tu relación con los demás: compañeros, colaboradores, jefes… Mi consejo es que te digas a ti mismo/a cada mañana antes de empezar la jornada: “hoy voy a disfrutar de mi trabajo y nadie me lo va a impedir”. La gran ventaja es que el dilema se resuelve en tu interior, en tu mente. Solo depende de ti y de nadie más.
  • Reasignando tu situación hacia un nuevo trabajo o profesión. Aquella que realmente te llena y te motiva. Es lo que llamo el trabajo de tus sueños. Para ello, tendrás que empezar a prepararte no solo mentalmente sino potenciando las competencias que necesitas para llevarlo a cabo.

Para acabar, te propongo que te hagas las siguientes preguntas que te pueden ayudar a tomar la decisión que más te haga vibrar:

  • ¿Cuántos años de vida laboral te quedan en condiciones normales? Cuando me hice esta pregunta y la respuesta fue “más de 30 años”, la siguiente cayó por su propio peso: ¿Podré aguantar todo este tiempo en este tipo de trabajo?
  • ¿Quién tiene más que perder? ¿Yo o toda esta gente que veo en las noticias cada día intentando atravesar países a pie o enlatados en autobuses con toda la familia a cuestas por un futuro digno? Eso sí que es un drama…

La pócima del Liderazgo Auténtico

La forma más completa y práctica que conozco de abordar el liderazgo personal para transformarte en un auténtico/a líder de equipos y entrar en el club exclusivo de los directivos que marcan la diferencia es a través de la Fórmula Co3.

He dedicado tiempo a buscar la combinación ideal de disciplinas que cualquier persona debería trabajar si quiere gestionar equipos de forma eficaz y sin tener que dejarse la piel ni sufrir un estrés que haga injustificable esta noble tarea de dirigir personas. Si lo sabemos llevar de forma óptima lo considero el mejor de los regalos. Porque ver crecer a los que están a tu alrededor, construir con ellos relaciones basadas en la confianza, ayudarles en su camino de crecimiento profesional, a la vez que ellos te ayudan a desarrollar mejor tu labor, para mí no tiene precio.

Y los dos primeros ingredientes que se necesita para triunfar en el liderazgo de equipos son la pasión y la ilusión.

El éxito del liderazgo empieza por inyectar grandes dosis de pasión e ilusión en lo que uno hace. Clic para tuitear

Pasión por amar lo que uno hace, pues de lo contrario difícilmente podrá destacar en su cometido. Esto es aplicable para ser un buen líder y para cualquier cosa que nos propongamos en la vida. O sea, te lo propongo como un “mandato universal”.

Ilusión basada en el propósito de hacer el bien y contribuir al desarrollo de un mundo empresarial más consciente y próspero para todos, y subrayo lo de “para todos”, porque si es solo para unos pocos, no me vale. Ilusión para disfrutar del camino, con buenas dosis de alegría y diversión para que no sintamos la necesidad de separar en nuestra mente dos mundos que están condenados a entenderse: nuestra vida personal (tiempo de ocio, familia…) y nuestra vida profesional. ¿Por qué no disfrutar de ambas por igual? Conseguirlo nos acerca al ideal de bienestar y vida en plenitud, ¿no crees?

Pasión, ilusión y éxito by David Quesada

¿En qué consiste la fórmula Co3?

La fórmula Co3 del liderazgo auténtico se asienta en tres pilares o áreas de trabajo fundamentales:

  • Conocerse
    Es el punto de partida necesario. Se trata de un trabajo interior para tomar conciencia de nuestras fortalezas, nuestros miedos y barreras mentales y los puntos a mejorar. Conocerlos nos ayudará a entender mejor nuestra relación con los demás, y por tanto nos permitirá gestionar mejor las diferencias personales y las situaciones conflictivas. Lo conseguiremos trabajando herramientas que nos ofrecen disciplinas como la Inteligencia Emocional, el Coaching, la PNL o la Dirección por Valores.
  • Comunicar
    Si queremos que los demás puedan entender los objetivos comunes que buscamos, los hagan suyos, se unan a la causa y se sientan parte importante del grupo, tendremos que ser capaces de comunicar de forma asertiva y auténtica. Esto requiere mucha práctica y sobretodo superar las autolimitaciones que nos solemos imponer a la hora de hablar en público y realizar presentaciones a grupos.
  • Cohesionar
    Todo líder necesita de su tribu de seguidores. Sin el grupo, el líder pierde su razón de ser. Cuando lo trasladamos al mundo de la empresa, el líder necesita que su equipo trabaje con motivación, entusiasmo, confianza y bien alineado en el camino para lograr los objetivos comunes. Esto es la cohesión. En definitiva, que todos tiren del carro por igual, se ayuden unos a otros y no lo dejen todo en manos del responsable a la espera de instrucciones.

Fórmula Co3 del liderazgo by David Quesada

Trabajar estas tres áreas nos dará las herramientas para lograr el éxito con nuestros equipos. Te propongo el siguiente ejercicio:

Valora del 0 al 10 cuál es el nivel que percibes en cuanto a tu capacidad para desenvolverte en cada una de estas tres áreas. Después empieza por aquella en la que te hayas puntuado más bajo y establece las acciones concretas que llevarás a cabo desde hoy para mejorar tu nivel de capacitación.  A por ello !!

Liderazgo sin estrés

Liderazgo sin estrés, ¿es posible? Por supuesto!!

Solemos asociar rápidamente el trabajo de un directivo con el estrés laboral. Parece que sean conceptos que van siempre de la mano pero no tiene porqué ser así.

Te explicaré una forma de reducirlo drásticamente con un ejemplo. Supongamos dos responsables (por decirlo de alguna forma) con estilos de dirección antagónicos, totalmente opuestos:

  • El jefe controlador: es aquel que prefiere hacer él el trabajo que no confía en las capacidades de su equipo. Por eso prefiere hacer él directamente todo lo relacionado con sus funciones. No transmite conocimiento y cuando se atreve a traspasar alguna tarea, hace un seguimiento agobiante. ¿Menuda papeleta para los miembros del equipo, verdad? ¿Cómo te los imaginas? Seguramente su nivel de motivación brillará por ausencia, y el estrés se extenderá en todo el departamento como una epidemia.
  •  El jefe pasota: es aquel que tiene gran facilidad en desviar balones hacia el resto del equipo, que practica la ley del mínimo esfuerzo en el día a día, que está más preocupado de las relaciones sociales y de quedar bien con sus superiores que de la función ejecutiva coordinada con el equipo. Es el que se suele colgar las medallas de los éxitos y busca culpables cuando las cosas no salen bien. Pues vaya! Vamos de Guatemala a “Guatepeor”! Otro equipo que sufre! Podemos pensar que aquí el jefe trabaja con poco estrés, pero en este caso pienso que el mantener en el tiempo una forma de trabajar poco profesional le acabará pasando factura y al final será el propio equipo quien le traslade la presión y se acabe sublevando.

Un verdadero líder que fomenta el trabajo en equipo y busca la cohesión, es un profesional que desarrolla la función ejecutiva con inteligencia emocional y racional a la vez. Está claro que en ninguno de los perfiles anteriores encontramos esta habilidad. Sabemos que los extremos suelen ser nocivos y siempre digo que en el punto medio suele estar el equilibrio ideal.

#Liderazgo = gestión de #emociones. Cuida de tu equipo con #InteligenciaEmocional Clic para tuitear

Entonces, ¿cómo puede reducir el directivo su nivel de estrés? Pues la respuesta es fácil: mejorando su capacidad de delegar. Es el líder “Delegator” !! Los beneficios de practicar esta competencia profesional son múltiples. Te cuento algunos:

  • Los miembros del equipo se sienten más implicados y motivados al asumir nuevas responsabilidades, siempre que la carga de trabajo esté bien repartida, claro.
  • Mejora el nivel de confianza del directivo hacia el equipo y viceversa.
  • Mejora la productividad del directivo al liberarse de una parte de tiempo que puede dedicar a otras funciones que aportan más valor.
  • Se produce una transmisión de conocimientos hacia los colaboradores, mejorando su capacitación profesional.
  • Resulta mucho más fácil afrontar momentos de dificultad, pues todos están dispuestos a arrimar el hombro por igual.

¿Qué te parece? Ya no hay excusas, verdad? Eso sí, tenemos que contar con un buen equipo para poder delegar sin morir en el intento. También es responsabilidad del directivo, crearlo y formarlo.

 

Liderazgo sin estrés by David Quesada

 

Para delegar con éxito, aquí te dejo algunos consejos prácticos:

  1. Dedica tiempo a explicar bien la tarea que delegas. Resuelve las dudas que surjan y acompaña al colaborador en los primeros pasos si se trata de una función de envergadura. Será el tiempo mejor invertido.
  2. Supervisa la tarea de forma natural, sin exceso de control. Por ejemplo, puedes anotarlo en tu lista de tareas delegadas y periódicamente preguntar al colaborador cómo va, dejando que él/ella se explique y plantee los obstáculos que surjan. Dale espacio también para que aporte ideas y propuestas de mejora.
  3. Responsabilízate del resultado, sobretodo cuando surgen problemas. Abórdalos conjuntamente con el colaborador y reflexiona sobre en qué has fallado tú en el proceso de delegación. Ayúdale a que aprenda de los errores.
  4. Reconoce y celebra el éxito del colaborador cuando desarrolla la tarea. A todos nos gusta el reconocimiento al trabajo bien hecho!

Si te ha gustado este artículo, te recomiendo también:

Liderazgo Magnético: por qué tienes el equipo que tienes
Cómo generar compromiso en tu equipo (4 herramientas)

¿Buscas un sistema infalible para disfrutar liderando a tu equipo con el mínimo estrés? El Programa Lidertivo es la solución. Haz click aquí para mas información.

 

Masterchef, Valores y el Liderazgo de Equipos

No es que sea un amante de los realities, pero reconozco que he visto algunos de los programas de la presente edición de MasterChef. Me interesa sobretodo cómo viven la experiencia los concursantes, la forma en que muestran sus emociones, sus estrategias, la forma de trabajar en equipo entre los mismos rivales al título, cómo encajan la presión y los comentarios de los Chefs… Todos estos factores tienen mucho en común con la vida en una empresa, con las habilidades directivas de las que deben dotarse sus miembros. En definitiva, a través de sus comportamientos salen a la luz los valores de cada uno/a. Soy consciente también que se trata de un reality televisivo y que solo vemos lo que se nos quiere mostrar, pero para lo que hoy quiero compartir no es tan trascendente.

Me gustaría referirme en concreto al perfil de los dos finalistas: Carlos y Sally.

Carlos, de profesión (seguramente hasta hoy) vendedor ambulante de embutidos: lo definiría como una persona alegre, espontánea, currante, conciliadora

Sally, de profesión (seguramente hasta hoy) auxiliar de óptica: la definiría como una persona competitiva, emotiva, currante, familiar

A Sally y a Carlos les cambiará la vida después de pasar por este concurso. Esta es una de las cosas que más disfruto de este tipo de programas: las reacciones de los concursantes a medida que van superando etapas para cumplir su gran sueño, así como la forma en la que encajan la eliminación cuando se quedan en el camino. Algunos se sienten mal, frustrados, pero la mayoría agradecen la experiencia vivida por encima de todo. Esa ha de ser la actitud, ¿verdad?

Todo en la vida forma parte de nuestro aprendizaje, tanto lo que sale bien como lo que sale mal. La cuestión es seguir avanzando, perseverar sin desfallecer y reformular la estrategia cuando sea necesario. De hecho, de las características que he definido para cada concursante, ambos solo comparten la de “currante”. Posiblemente esa sea la clave de que hayan llegado a la final, el trabajo duro, siendo dos personas tan diferentes bajo mi punto de vista.

Y ahora viene la gran pregunta:

¿Si yo fuera un empresario de la restauración y tuviera que fichar a uno de ellos, con cuál me quedaría?

Me voy a mojar:

Yo me quedo con Carlos, y no porque haya ganado el concurso, sino porque tiene todos los ingredientes para encajar en cualquier equipo de cocina tal como ha demostrado en las pruebas de equipo del concurso. Le veo con potencial para aprender, sacar lo mejor de sí mismo y de sus compañeros/as. Genera buen rollo y practica la competencia sana basada en ayudar a los demás para el beneficio individual y común. Desprende valores muy necesarios hoy en día para poder crear equipos ganadores.

En cambio a Sally, aun teniendo ya un curso de cocina a sus espaldas que la hace una chef experimentada, me genera muchas más dudas. Su rivalidad extrema con Carlos la ha llevado a desear en muchas ocasiones que lo eliminaran o que fracasara, y en eso ha basado parte de su estrategia. Entonces en el equipo de una cocina, ¿será capaz de ayudar a sacar todo el potencial de sus compañeros/as? ¿Cómo reaccionará si tiene que trabajar codo a codo con gente muy buena? ¿Qué actitud adoptará ante ellos? Posiblemente sea solo una coraza por la vida tan dura que lleva recorrida desde la infancia y eso la hace desconfiar de los demás y sufrir por que otros le puedan quitar lo que tanto le ha costado conseguir. Seguro que tiene mucho que aprender y reflexionar en positivo de su paso por este programa.

¿Y tú? ¿Con qué concursante te quedarías? ¿Carlos, Sally o quizás alguno/a del resto de concursantes? ¿Cuál de ellos crees que posee mayores capacidades y habilidades para dirigir equipos?

Aprovecho para saludar a Ana Bosch y Marta Barnils de Gastro Coaching Barcelona, expertas en coaching para el sector de la restauración. Os dedico este post compañeras !!

Masterchef, Valores y el Liderazgo de Equipos

No es que sea un amante de los realities, pero reconozco que he visto algunos de los programas de la presente edición de MasterChef. Me interesa sobretodo cómo viven la experiencia los concursantes, la forma en que muestran sus emociones, sus estrategias, la forma de trabajar en equipo entre los mismos rivales al título, cómo encajan la presión y los comentarios de los Chefs… Todos estos factores tienen mucho en común con la vida en una empresa, con las habilidades directivas de las que deben dotarse sus miembros. En definitiva, a través de sus comportamientos salen a la luz los valores de cada uno/a. Soy consciente también que se trata de un reality televisivo y que solo vemos lo que se nos quiere mostrar, pero para lo que hoy quiero compartir no es tan trascendente.

Me gustaría referirme en concreto al perfil de los dos finalistas: Carlos y Sally.

Carlos, de profesión (seguramente hasta hoy) vendedor ambulante de embutidos: lo definiría como una persona alegre, espontánea, currante, conciliadora

Sally, de profesión (seguramente hasta hoy) auxiliar de óptica: la definiría como una persona competitiva, emotiva, currante, familiar

A Sally y a Carlos les cambiará la vida después de pasar por este concurso. Esta es una de las cosas que más disfruto de este tipo de programas: las reacciones de los concursantes a medida que van superando etapas para cumplir su gran sueño, así como la forma en la que encajan la eliminación cuando se quedan en el camino. Algunos se sienten mal, frustrados, pero la mayoría agradecen la experiencia vivida por encima de todo. Esa ha de ser la actitud, ¿verdad?

Todo en la vida forma parte de nuestro aprendizaje, tanto lo que sale bien como lo que sale mal. La cuestión es seguir avanzando, perseverar sin desfallecer y reformular la estrategia cuando sea necesario. De hecho, de las características que he definido para cada concursante, ambos solo comparten la de “currante”. Posiblemente esa sea la clave de que hayan llegado a la final, el trabajo duro, siendo dos personas tan diferentes bajo mi punto de vista.

Y ahora viene la gran pregunta:

¿Si yo fuera un empresario de la restauración y tuviera que fichar a uno de ellos, con cuál me quedaría?

Me voy a mojar:

Yo me quedo con Carlos, y no porque haya ganado el concurso, sino porque tiene todos los ingredientes para encajar en cualquier equipo de cocina tal como ha demostrado en las pruebas de equipo del concurso. Le veo con potencial para aprender, sacar lo mejor de sí mismo y de sus compañeros/as. Genera buen rollo y practica la competencia sana basada en ayudar a los demás para el beneficio individual y común. Desprende valores muy necesarios hoy en día para poder crear equipos ganadores.

En cambio a Sally, aun teniendo ya un curso de cocina a sus espaldas que la hace una chef experimentada, me genera muchas más dudas. Su rivalidad extrema con Carlos la ha llevado a desear en muchas ocasiones que lo eliminaran o que fracasara, y en eso ha basado parte de su estrategia. Entonces en el equipo de una cocina, ¿será capaz de ayudar a sacar todo el potencial de sus compañeros/as? ¿Cómo reaccionará si tiene que trabajar codo a codo con gente muy buena? ¿Qué actitud adoptará ante ellos? Posiblemente sea solo una coraza por la vida tan dura que lleva recorrida desde la infancia y eso la hace desconfiar de los demás y sufrir por que otros le puedan quitar lo que tanto le ha costado conseguir. Seguro que tiene mucho que aprender y reflexionar en positivo de su paso por este programa.

¿Y tú? ¿Con qué concursante te quedarías? ¿Carlos, Sally o quizás alguno/a del resto de concursantes? ¿Cuál de ellos crees que posee mayores capacidades y habilidades para dirigir equipos?

Aprovecho para saludar a Ana Bosch y Marta Barnils de Gastro Coaching Barcelona, expertas en coaching para el sector de la restauración. Os dedico este post compañeras !!