Entradas

Inteligencia Emocional a través de los valores

Vivimos en un mundo en el que todo va muy deprisa. Queremos resultados rápidos, soluciones urgentes y a ser posible con el mínimo esfuerzo. Pedimos la píldora mágica que nos proporcione el bienestar inmediato y permanente, nuestro “happyprofeno” que lo arregle todo al instante.

Pues siento decir que las cosas no funciona así. El éxito inmediato y sin esfuerzo suele ser efímero y no lo valoramos. Carece de consistencia, de fuertes raíces que lo permitan sostener en el tiempo… Ups! Ya dije la palabra mágica… TIEMPO! Esta palabra es la esencia de todas nuestras preocupaciones. Es el bien más preciado, infinitamente más que el dinero y la riqueza material. Un concepto que hemos inventado para intentar entender que poco a poco vamos envejeciendo y nuestras capacidades físicas y mentales se van deteriorando. Hasta el punto que podemos llegar a perder la memoria, la conexión con la realidad, e incluso iniciar un proceso de regresión cuando por ejemplo una persona anciana llega a llamar a su nieta “mamá” cuando se ocupa de ella. Esto yo lo he vivido.

Por eso queremos conseguirlo todo cuanto antes mejor, cueste lo que cueste. Por si se nos acaba EL TIEMPO antes de hora… Ufff! Qué sufrimiento! Esta mentalidad para mí es como llevar al extremo lo de “vivir la vida intensamente”. Lo acabamos convirtiendo en “vivir la vida precipitadamente”.

El tiempo es el origen de nuestras preocupaciones pero también contiene la solución, si lo queremos ver de otra forma. En las líneas anteriores te lo anticipaba cuando digo “…poco a poco…”

¿Por qué no aceptar que las enfermedades llegan cuando tienen que llegar (si lo hacen), que la salud mermará cuando tenga que mermar y que nos iremos de este mundo más tarde o más temprano, simplemente cuando nos toque?

¿Y si mientras tanto vivimos la vida de forma sosegada y reflexiva? En una palabra… CONSCIENTE!! Entonces podremos tomar buenas decisiones, disfrutar de los pequeños momentos y en definitiva construir en común el bienestar próspero que todos deseamos. Es la más fiel puesta en práctica del concepto de inteligencia emocional del que tanto se habla y que a veces poco se conoce o no se aplica.

Todo esto me lleva a proponerte dos ingredientes para vivir la vida de forma consciente y preparándola para el verdadero éxito, el que se saborea de verdad. Son los valores de la perseverancia y la paciencia. En el siguiente vídeo te explico las claves para aplicar cada uno de ellos de forma óptima en el logro de tus objetivos. En el ámbito laboral, son valores que conviene tener también muy presentes si queremos ejercer con éxito el liderazgo, la motivación y el trabajo en equipo de cualquier proyecto en el que participemos.

Espero que te sea útil!

Me voy pitando que no me queda más tiempo… je, je.

Puedes encontrar más contenidos como este en mi plataforma de formación online y en el nuevo vídeo-curso que ya tienes a tu disposición también en una versión gratuita: Conocerse – Inteligencia Emocional y más.

 

Juego para honrar los valores en el trabajo, con la familia y amigos

Los valores son la herramienta más poderosa que conozco para hablar de lo que realmente nos importa en la vida, de lo que no llena, lo que nos mueve y también de lo que nos impide alcanzar el tan anhelado bienestar permanente.

Trabajar los valores de una manera sistematizada permite poner foco y obtener resultados medibles tras un periodo de tiempo determinado. La metodología de Coaching por Valores me permite hacerlo en el entorno empresarial, trabajando los valores para la cohesión y el liderazgo de equipos, departamentos y la organización en general.

Hoy quiero proponerte un juego a través de una sencilla dinámica que puedes poner en práctica tanto en el entorno laboral como con la familia o amigos. Es aplicable a cada ámbito de nuestra vida puesto que cada minuto que vivimos deseamos orientarlo hacia la suma de momentos de felicidad, cuantos más mejor, y no importa dónde o con quién estemos: en el trabajo, con nuestra pareja, nuestros hijos, amigos íntimos, conocidos…

En el siguiente vídeo te explico el juego y sus múltiples beneficios: 

Honrar los Valores by David Quesada - #LiderazgoParaTodos

 

 

 

 

Espero que te guste !!

Te invito a compartir aquí cómo te ha ido la experiencia o escribirme a info@david-quesada.com

 

¿Disfrutas del camino o de alcanzar el objetivo?

Yo era de los que decía que nunca iba a rendirme a los encantos de uno de los deportes de moda, el pádel. Decía que era de los viejos tenistas que nunca mueren, pero a día de hoy reconozco que debo comerme mis palabras. He sucumbido. Leer más

¿In-comunicación o Comunicación-in?

Comunicación asertiva para conectar con los demás

Estaremos de acuerdo en que comunicarnos es un valor esencial para vivir y convivir con los demás. Pero… ¿nos hemos parado a pensar cómo comunicamos y cómo perciben los demás nuestra forma de comunicar? Podríamos identificar los siguientes estilos extremos de comunicación personal:
1. YO comunico y punto Es el estilo propio de aquellas personas que tienden a hablar sobre ellas sin dejar que sus interlocutores “metan baza”, y en el momento que el otro logra entrar en la conversación, no atienden ya que están pensando en lo próximo que van a decir. Difícilmente incluirán un “¿y tú que tal?” en sus conversaciones. Generalmente son personas impulsivas que de forma consciente o inconsciente a veces, tratan de imponer sus puntos de vista y se plantean las conversaciones como un pulso en el que unos ganan y otros pierden.
2. YO descanso y TÚ comunicas  En este grupo podríamos incluir a aquellas personas que se sienten más cómodas dejando hablar a los demás. Prefieren evadirse y no tener que esforzarse en mantener una conversación que requiera pensar en lo que hay que decir a la vez que procesar la información del interlocutor.Solo una salvedad, y es que este estilo puede llegarse a complementar como un guante con el de “Yo comunico y punto”. Seguramente te viene a la mente alguna pareja que conozcas de la que hayas pensado en alguna ocasión: “son como la noche y el día, él/ella siempre callado y ella/él siempre charla que te charla”. Quizás sea un ejemplo del dicho que “los polos opuestos se atraen”, ¿verdad? En este caso, si llegan a complementarse de verdad entonces podemos pensar que el “Yo descanso” no está actuando como tal todo el tiempo, sino que de alguna forma está atento y procesa cierto nivel de información que le permite intervenir de vez en cuando.
3. YO pregunto y TÚ comunicas  Esta forma de comunicar es propia de aquellas personas que muestran interés por la vida de los demás y desean tener cuanta más información sobre ellas mejor. En cambio prefieren no compartir información sobre sí mismas a menos que el interlocutor insista y también pregunte, en cuyo caso serán muy escuetas en sus respuestas.En mi opinión este estilo y los dos anteriores, si los considerarlos como estilos extremos de comunicación, podrían llevar a la ausencia real de comunicación o lo que es lo mismo, a la “in-comunicación” por la falta de conexión entre los interlocutores.4. YO comunico y TÚ comunicas  Es el estilo que equilibra los roles de los participantes en la comunicación, de manera que todos hacen de emisores y receptores conscientes. Si además se hace de forma ordenada y asertiva, entonces hablamos de comunicación auténtica o “comunicación-in”.

En el mundo empresarial, los verdaderos líderes saben hallar la combinación perfecta entre estos cuatro estilos, en la medida justa y sin abusar de los menos deseables (1, 2 y 3).

Por ejemplo, ante un imprevisto o una situación crítica, el líder podrá recurrir al “Yo comunico y punto” tomando el mando y dando instrucciones concretas para desbloquear la contingencia (ante una discusión subida de tono entre miembros del equipo, un riesgo manifiesto de seguridad laboral, etc.). También el estilo “Yo pregunto y tú comunicas” bien aplicado sería propio de un buen coach que sabe escuchar y hacer las preguntas adecuadas para que los miembros del equipo hallen las respuestas por sus medios. Es un buen antídoto para ayudar a los colaboradores que suelen plantear siempre los problemas de forma impulsiva sin haber reflexionado antes sobre posibles opciones para resolverlos.

La pócima ideal podría ser la siguiente:

  • Mucho de “Yo comunico y tú comunicas” (la comunicación en esencia)
  • Bastante de “Yo pregunto y tú comunicas” (bien aplicado)
  • Poco de “Yo comunico y punto” (un estilo autoritario al que solo hay que recurrir en situaciones críticas)
  • Nada de “Yo descanso y tú comunicas” (porque cuando desconectamos y no atendemos a nuestro interlocutor le estamos faltando al respeto. Es el más claro ejemplo de la in-comunicación).

En definitiva, el objetivo es lograr una conexión de calidad con nuestros interlocutores con inteligencia emocional y este hecho en el ámbito del trabajo resulta un factor esencial que siempre sale a la luz cuando se analizan ineficiencias en aspectos como el liderazgo directivo, el  trabajo en equipo, la motivación y la gestión eficiente de los recursos humanos. La mayoría de organizaciones admiten que les “pre-ocupa” el tema de la comunicación pero no se ocupan en la práctica, y te aseguro que abordar los problemas de comunicación es más sencillo de lo que parece.

A continuación te planteo varias preguntas que te servirán para tomar consciencia tanto en lo personal como en lo profesional de un valor tan preciado como el de la comunicación personal:

¿Con qué estilo te sientes más identificado/a?

¿Eres consciente del estilo que utilizas cuando estás comunicando? 

¿Cómo te sientes ante personas que comunican con cada uno de estos estilos?

 Conoce mi plataforma de vídeo-cursos online:

eTraining by David Quesada

La password del Líder Próspero

Si tuvieras a tu alcance la posibilidad de conocer y experimentar las herramientas de gestión que hoy en día permiten alcanzar los mejores resultados a los directivos que las aplican, ¿la dejarías escapar?

A continuación te explicaré en qué consisten y cómo puedes profundizar más en su conocimiento desde un punto de vista práctico:

Self-Coaching (conocerse)

El término Coaching viene siendo utilizado con frecuencia en las últimas décadas como una forma de ayudar a las personas a sacar lo mejor de sí mismas. Una variante específica del coaching es la figura del coaching ejecutivo cada vez está más demandada en el ámbito empresarial por parte de empresarios y directivos que buscan desarrollar la capacidad de afrontar situaciones desde nuevas perspectivas y puntos de vista.

Pero todo empieza por conocerse a uno mismo, saber lo que me hace sentir bien y lo que me incomoda. Lo que soy capaz de controlar y lo que no depende de mí. Mis valores, mis fortalezas y mis debilidades. Para ello, resulta muy útil acudir a la ayuda de un coach que además de acompañarme en el proceso me instruya para poner en práctica determinadas técnicas de forma individual y autosuficiente (self-coaching).

Oratoria y Comunicación auténtica (comunicar)

Cuántas veces hemos tenido en nuestra mente potentes mensajes que no han llegado de forma efectiva a los destinatarios por no saberlos transmitir de forma asertiva o persuasiva, ¿verdad?

Conseguir este propósito, como el de lograr que fluya la comunicación eficaz en nuestra organización y con nuestros equipos, se basa en la fórmula infalible: algo de buena teoría y sobretodo… mucha, mucha práctica!!  En este sentido, te propongo la lectura de mi manual de Reglas básicas para Comunicar Eficazmente donde te explico mi experiencia en este campo. Puedes conseguirlo escribiéndome un e-mail explicándome en qué aspecto consideras que debes mejorar tu comunicación.

Cohesión de equipos (cohesionar)

“Si lo haces solo puede que llegues rápido pero si lo haces acompañado llegarás muy lejos”.

Cuando te rodeas de los mejores, predicas con el buen ejemplo y eres capaz de motivar transmitiendo ilusión y pasión, el éxito está garantizado, te lo aseguro. Lograr sacar lo mejor de tu equipo con el mejor esfuerzo está a tu alcance, tan solo debes entrenarte en dos disciplinas: La Dirección por Valores y el Talenting. Los resultados son espectaculares. Todo lo que haga tu equipo después generará prosperidad: beneficios económicos y sociales, incidiendo en aspectos clave como la productividad, la motivación y la consecución de objetivos a cualquier nivel.

Por ejemplo, si creas un espacio en el que fluyan y se gestionen las ideas de una forma sistemática, empezarás a respirar innovación y creatividad, fomentando el intra-emprendimiento en tu equipo y organización.  Lograrás resultados inmediatos de una forma sencilla de aplicar y económica.

En conclusión, la password que aplican los líderes prósperos, los que ganan de verdad, es muy simple y la quiero compartir contigo: COx3 (COnocerse, COmunicar, COhesionar). Pero una vez que introducen la password y acceden al área exclusiva, ¿qué hacen? Muy sencillo: se entrenan en estas tres disciplinas de forma constante.

¿Cómo puedo conocer y entrenar estas habilidades?

La primera opción que te puede venir a la mente es la de realizar un máster para directivos en alguna escuela de negocios. Este tipo de formaciones tienen un gran inconveniente: aunque te puedes llevar mucha información de calidad, no podrás experimentar en primera persona y profundizar en la práctica de las tres disciplinas del verdadero liderazgo.

¿Entonces…?

Si quieres ahorrar mucho tiempo y dinero, puedes acudir a mi próximo seminario Saca tu Líder Triunfador. Allí crearemos el entorno ideal, difícil de explicar si no lo vives en primera persona, para que pueda aflorar el líder que hay en ti a través de potentes dinámicas tanto individuales como grupales.

Entonces, ¿quieres aprovechar la oportunidad de conocer y vivir el contenido de la password?