¿Qué tal tus valores?

Después de haberme certificado en la metodología de Coaching por Valores (CxV), estoy totalmente convencido de la gran utilidad que ofrece esta herramienta. Fueron unos días de mucha intensidad vivencial y rodeado de buena gente con ganas de hacer grandes cosas.

En los últimos meses he trabajado duro realizando una profunda inmersión en el campo de los valores que mueven a las personas. El resultado ha sido la creación de un método para trabajar los valores que he puesto al servicio del sistema educativo: el método VEC – VALORES EN COLORES.

Se trataba de una necesidad vital que me movía a crear algo que pudiera ser útil a la sociedad. El tiempo dirá si lo es. En cualquier caso, mi satisfacción tras dar a luz a la criatura ha sido enorme.

He estado más de veinte años dedicado al mundo de las finanzas, principalmente. En muchas ocasiones, sobretodo en los últimos años, me preguntaba qué valor estaba aportando yo con mi trabajo. Seguramente (espero) he aportado valor en las empresas para las que he trabajado, pero ¿y la sociedad?. ¿qué beneficio directo le he podido aportar con mi trabajo? La respuesta me inquietaba y por eso me puse manos a la obra.

La situación que te acabo de explicar tiene que ver con mis valores, como todo lo que hacemos en esta vida, aunque yo no lo supe hasta darme cuenta de que existían. Ponerlos ante mí y reflexionar sobre ellos ha supuesto un cambio trascendental en mi vida.

Por eso quiero aprovechar este momento para compartirlos contigo los que a día de hoy considero como más importantes para mi persona. Y digo a día de hoy porque algunos pueden cambiar en el tiempo, o cuanto menos su orden en la escala jerárquica. Por consiguiente, conviene no olvidarse de ellos y revisarlos periódicamente.

Esta es mi lista:

La honestidad: Ser honesto, conmigo mismo y con los demás.

La  coherencia: Ser coherente en mis actos, alineándolos con mis pensamientos y mis palabras.

El buen humor: Sonreír cada día e intentar contagiar la sonrisa a los demás. Practicar el buen humor y reírme de mí mismo antes de reírme del mundo.

La solidaridad: Ser solidario con el mundo en que vivimos: soy donante de sangre, órganos y miembro de algunas ONG, pero considero que me queda mucho por hacer en este campo.

La responsabilidad y la ética: Actuar siempre con alto sentido de la responsabilidad y la ética, porque solo así se pueden construir relaciones de confianza duraderas tanto en el ámbito personal como en el profesional.

El respeto y la mente abierta: Abrir la mente y ser respetuoso con las opiniones de los demás desde la empatía.

La humildad: Estoy en constante proceso de aprendizaje. No sé más que nadie y puedo aprender de cualquier persona sobre cualquier materia.

Ayudar a los demás: Quiero compartir mis conocimientos y experiencias con la sociedad y ayudarles a ser mejores personas en la medida de mis posibilidades..

La felicidad: Buscar la felicidad, aunque ello me suponga en ocasiones tomar decisiones difíciles y doy fe que las he tomado. Solo si yo soy feliz puedo contagiar felicidad a los que me rodean. Todo y así, soy consciente que la felicidad absoluta no existe sino que vivimos momentos de felicidad que son los que debemos maximizar.

La libertad: Sentirme libre, que actúo en base a lo que yo pienso y creo sin sentirme condicionado por los demás, aunque sí tomando en consideración aquellas opiniones que realmente me importan.

Hasta aquí mis valores. ¿Y los tuyos? ¿Tienes claro cuáles son a día de hoy? Si tienes dudas, te invito a hacer lo siguiente:

PROPUESTA DE ACCIÓN

  1. Reflexiona sobre cuáles son los valores principales que te mueven actualmente.
  2. Una vez los tengas, anótalos y establece una jerarquía entre ellos, de más a menos importante.
  3. Piensa en el grado de alineamiento que tus actos y tus pensamientos tienen con cada uno de los valores identificados.

El resto lo dejo en tus manos…

– See more at: http://davidquesada.org/tus-valores/#sthash.H9x87L1E.dpuf

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *