Inteligencia Bipolar para el éxito

Hoy quiero hablarte de un concepto que me ha cambiado la vida: la Inteligencia Bipolar. Es básicamente una forma de ver la vida y de avanzar con paso firme en el desarrollo personal, para disfrutar dentro y fuera del trabajo sin sufrir y con el mínimo estrés.

Ahora forma parte de uno de los tres pilares de la fórmula Co3 para dirigir equipos con éxito que utilizo a nivel profesional: CONOCERSE. Este pilar es el inicio de todo y muchos de los problemas que sufrimos hoy se deben a que pasamos de largo por esta área de trabajo tan necesaria.

Conocerse

Es tan grande el trabajo interior que he hecho en este sentido, que ya no concibo el éxito en el liderazgo de equipos sin trabajar a fondo el autoconocimiento. Si no lo hacemos, lo que viene después cojea. En el fondo se trata de trabajar nuestro ego para tenerlo bajo control. Es un entrenamiento que requiere práctica. Te lo explico en mi último post habilidades directivas: por qué no funcionan siempre y con un ejemplo de mi experiencia como directivo en este fragmento de mi última conferencia de impacto emocional: ¡Todos somos Bipolares!

CONOCERSE es el primer pilar. ¿Cuáles son los otros dos pilares de la fórmula Co3? Ahí van:

Comunicar

La comunicación interpersonal es imprescindible para cualquier persona que necesite llevar a un equipo hacia un objetivo. De nuestra capacidad asertiva dependerá que los demás nos sigan o nos quedemos solos.

¿Y cómo trabajo este pilar? Pues sobretodo gracias a mi aprendizaje y experiencia en oratoria con mi mentor Josep Cussó que me permitió pasar del miedo a hablar en público a disfrutar de mis charlas y a practicar y enseñar a otros el maravilloso arte de la comunicación asertiva, ya sea en petit comité o con grandes grupos.

Si te interesa este tema, contacta conmigo y te explicaré lo que estamos preparando con Josep: un espacio para aquellas personas que deseen entrenar la oratoria con el objetivo de convertirse en verdaderos expertos en hablar en público y comunicar asertivamente.

Cohesionar

Se trata de mantener engrasada y bien acoplada toda la maquinaria del equipo para trabajar con eficacia hacia cualquier meta que se proponga.

Cohesionar se consigue abordando aspectos como la motivación, el compromiso y el sentido de pertenencia de todos los miembros. También es clave analizar la emocionalidad del equipo, ya que como sistema es capaz de sentir como una sola unidad que amplifica las emociones de todos los que lo integran. Así lo he podido comprobar y poner en práctica durante los más de 20 años que he trabajado como directivo.

Emociones… ¡qué miedo nos da a veces tratarlas en el trabajo! ¿verdad?

Para cohesionar un equipo debo abordar cuanto antes la emocionalidad colectiva Clic para tuitear

Pues volvemos al primer pilar: conocer y entender cómo me siento dentro del equipo y como sienten los demás nos ayudará a mantener el equipo fuerte, unido y con gran capacidad de afrontar cualquier reto o problema que se presente. Y si nos da respeto hacerlo, quizás sea porque no disponemos de las herramientas o el entrenamiento adecuado. Entonces… ¡manos a la obra!

 

GRATIS PARA DIRECTIVOS Y MANDOS INTERMEDIOS

 

Habilidades Directivas, ¿por qué no funcionan siempre?

En este artículo voy a ser un poco crítico con las habilidades directivas y sobretodo con la manera de aprenderlas para que sean realmente eficaces.

Vaya por delante que soy un fiel defensor de las habilidades directivas no solo para los responsables de gestionar equipos, sino también para cualquier persona que quiera:

  • Integrarse con éxito en un equipo.
  • Entender de qué va esto del liderazgo.
  • Prepararse de paso para dar el salto hacia un mejor trabajo en cualquier momento.

Pero, ¿qué ocurre que muchas de las herramientas que aprendemos nos cuesta ponerlas en práctica o si decidimos hacerlo nos funcionan solo durante un tiempo? Métodos, técnicas y dinámicas desarrolladas meticulosamente sobre comunicación asertiva, toma de decisiones, resolución de conflictos, herramientas para la motivación… Se me ocurren por lo pronto más de una veintena que utilizo habitualmente con directivos y equipos.

Cuando las explicas, la mayoría te dicen: ¡eso es lo que necesito! Entonces, ¿Por qué no funcionan siempre? Hay dos factores clave que lo explican:

El factor Tiempo:

Todo nuevo aprendizaje para dirigir personas tiene también implícito su tiempo de aprendizaje y asimilación para ponerlo en práctica. Eso implica que al principio quizás tengamos que dedicar un poco más de tiempo hasta que dominemos la técnica y la integremos de manera automática. El dichoso tiempo y el día a día nos absorbe de tal manera que acabamos cayendo en la vieja forma de hacer las cosas.

Siempre vamos a velocidad de crucero y podemos acabar por meter el aprendizaje en el baúl de los recuerdos, en las galeras del barco.

¡Otra oportunidad perdida!

El factor Ego:

Dirigir personas no es tarea sencilla porque cada uno es hijo de su madre y de su padre. Entender y conjugar eso a veces nos lleva a la desesperación.

El ego busca cualquier grieta por pequeña que sea para salir a la superficie y tomar el control o tratarnos de inútiles por no haber satisfecho sus necesidades. Cuando decimos a otros o a nosotros mismos frases como estas, nuestro ego está al mando… ¡peligro!:

“Hazlo como te digo, no tengo tiempo de darte explicaciones”

“Merezco más de lo que me valoran”

“La he cagado otra vez. Soy un inútil”

“Tendré que acabar haciendo yo su trabajo como siempre porque pierdo más tiempo explicándoselo otra vez. No se entera”

Nuestro liderazgo y capacidad de motivación pierden eficacia cuando el ego está al timón de nuestro yate mental. ¡La eficacia está a la deriva!

Si trabajo con personas en las que no confío o con las que no empatizo, tiendo a no ser asertivo con ellas, a no delegarles tareas y sobrecargar a otros con ellas o a mí mismo, a no ayudarles ni formarles para que hagan mejor su trabajo… En definitiva, les cuelgo la etiqueta de “incompetentes” y les cargo a ellas con la responsabilidad de la solución.

Ahora recuerdo esta frase que tiene mucho sentido:

No hay personas incompetentes, sino personas válidas en los puestos equivocados (F. Trías de Bes) Clic para tuitear

La pregunta por la que debo hacer siempre es: ¿Qué puedo hacer yo para mejorar la situación? Tengo que ahondar en lo que está en mis manos, lo contrario me convierte en una marioneta con la que juegan los demás a su antojo.

Soy yo quien cargo con el sufrimiento mental. Ellos viven tranquilos en su supuesta incompetencia. El que lo pasa mal soy yo poniéndoles esa etiqueta y abandonándome a su suerte. Si soy directivo y se trata de alguien de mi equipo, tango que aceptarlo, lo cual no significa que me tenga que resignar a ello, ¡no! Debo tomar cartas en el asunto, pero primero empezando por mí, por validar si hay algo en mí que me enfrenta a esa persona y no me permite establecer una relación profesional eficaz con ella.

Esto es la madre del cordero, el principio del inicio, que se engloba dentro de lo que conocemos como autoconocimiento e inteligencia emocional. Yo le doy una vuelta de tuerca más y como si de un Pokemon se tratara, lo hago evolucionar hasta el siguiente nivel con el concepto que lo explica todo: la Inteligencia Bipolar.

 

El mayor cáncer de la empresa

Dicen que el dolor es inevitable pero que el sufrimiento es voluntario. Estoy de acuerdo, el sufrimiento es voluntario porque está en nuestra mente, mientras que el dolor lo asociamos con algo físico, con nuestro cuerpo.

Podemos sentir dolor y aceptarlo para dejar de sufrir por ello. El dolor es algo real que está pasando, mientras que el sufrimiento es un tema mental sobre el que tenemos responsabilidad y poder de decisión.

Puede que discrepes con lo anterior, aunque si lo llevamos al terreno de la empresa y del trabajo, dejamos de lado el dolor y nos centramos cien por cien en el sufrimiento por lo que nos ocurre. En el trabajo, todo parece más sutil y condicionado por nuestros miedos más escondidos en relación con historias como nuestra prosperidad económica o el reconocimiento de nuestro éxito profesional. Estos miedos en ocasiones nos pueden llevar a tomar de forma inconsciente decisiones egoístas o pensando más en el beneficio personal a corto plazo.

Cuando esto ocurre, la armonía y el equilibrio empiezan a agrietarse. Nuestro ego ha entrado en acción y eso tiene consecuencias. Porque solo podemos actuar desde dos perspectivas, tanto fuera como dentro del trabajo: desde el miedo o desde el amor, y el ego siempre se manifiesta desde la primera: desde el miedo, el temor. Esto es así siempre.

 Los problemas del ego by David Quesada

 

Si tengo personas a mi cargo, entonces todo se hace más complejo cuando actúo desde el ego. ¿Por qué? Porque las relaciones personales y sistémicas están en peligro y tengo la responsabilidad de abordarlo. Es un problema grave. Mucho más que la avería de una máquina o una caída en las ventas. Una máquina estropeada es un problema claramente identificado junto con su solución, mientras que una relación personal deteriorada con un compañero, responsable o colaborador es como un pequeño tumor que va haciendo mella en tu salud día a día, en silencio pero de forma letal. Y esto afecta mucho más a la productividad y a la eficiencia que cualquier problema técnico.

Aquí van algunos ejemplos de pensamientos o actuaciones que puedo llegar a poner en práctica desde el ego y sus miedos, sea como responsable, colega o colaborador:

“Voy a dar orden de que despidan a una persona de mi equipo sin aviso previo para que no me genere conflictos”

“He decidido no aceptar una decisión que me afecta por considerarla injusta”

“Como este compañero de departamento no me trata con respeto, he decidido no relacionarme con él”

“Soy el máximo responsable de este éxito del departamento y así lo voy a hacer ver a mis superiores”.

“Esta persona es muy incompetente y siempre genera problemas, por eso como responsable pienso que no merece el incentivo de equipo por alcanzar los objetivos”.

Los ejemplos anteriores se manifiestan desde el ego inflado, orgulloso y altivo en algunos casos, diría yo. Pero el ego también se esmera a veces por hacernos más pequeños. Es nuestro ego auto-destructivo que nos hace pensar cosas como:

“No voy a ser capaz de estar a la altura de lo que se me pide”

“Solo veo problemas a mi alrededor y no sé por dónde empezar a solucionarlos, lo cual me genera estrés y ansiedad”

“La situación ha llegado a tal punto que pienso que ni yo ni nadie puede ya reconducirla”

“Veo que estoy perdiendo autoridad y credibilidad en mi equipo y no sé por qué”

Todas estas situaciones tienen un gran poder de destrucción de relaciones personales y pueden acabar abocando a cualquier negocio a la ruina o a la “mala vida”. O sea, negocios que subsisten bajo la atmósfera de malos pensamientos y acciones porque la gente se acaba resignando a esta toxicidad permanente. ¿Vale la pena vivir así tantos años con la cantidad de horas que pasamos en el trabajo?

Los problemas del ego en las relaciones personales son el mayor cáncer de la empresa Clic para tuitear

Este es el pan de cada día en muchas organizaciones, ¿y sabes por qué? Pues porque no se deciden o no se atreven a atacar la raíz del problema: nuestros pensamientos negativos no evaluados con respecto a los demás y a nosotros mismos. Todos estos problemas que te planteo tienen una solución mucho más simple de lo que parece. Te lo digo por experiencia, como directivo y como transformer de directivos y equipos, que es a lo que me dedico actualmente: a transformar la forma de percibir la realidad y los problemas que nos afectan o que nosotros mismos nos creamos. Y esto no solo nos sirve para el trabajo, sino también para cualquier situación que vivamos fuera de él. ¡Es magnífico!

Existen métodos y técnicas muy efectivas para neutralizar cualquier problema y evitar que expanda su poder destructor, ya provenga desde la acción del ego inflado o del ego auto-destructivo. La forma de abordar y neutralizar cada tipo de ego es distinta, pero igualmente efectiva. He utilizado estas técnicas también conmigo mismo y el resultado es sensacional. Si no fuera así, ni las explicaría ni las utilizaría en el ámbito profesional.

De ello y más cosas te hablaremos en nuestra próxima conferencia con Marta Badia: Super-Power Líder – Que la fuerza del equipo te acompañe. Una conferencia interactiva y diferente que me hace especial ilusión compartir contigo. Si te interesa este tema, el cómo disolver el ego y solucionar todos los problemas que te hacen sufrir dentro y fuera del trabajo como directivo/a, te la recomiendo.

¡Espero que nos veamos pronto!

El efecto Flautista de Hamelín

Quiero hablarte de tres conceptos que a menudo descuidamos y que si somos capaces de combinarlos adecuadamente nos llevarán al éxito profesional en todo lo que nos propongamos.

Si nos preguntamos una y otra vez por qué no logramos lo que nos proponemos, por qué es tan complicado que los demás me entiendan y me hagan caso, entonces está fallando algo de base: nos centramos siempre en las consecuencias, los efectos y descuidamos lo más importante, las causas.

Trabajar el origen del problema es lo que nos ayudará a encontrar la solución. Parece simple ¿verdad? ¡Entonces por qué nos cuesta tanto aplicarlo!

Nuestra habilidad de liderazgo sobre los demás mejora exponencialmente cuando reflexionamos sobre nuestro nivel de autocrítica, empatía y asertividad en cada situación.

Autocrítica

¿Te has preguntado en qué estás fallando tú o qué podrías hacer mejor? Cuestionarse lo que hago y cómo lo hago no es un tema de inseguridad como puede parecer a primera vista, sino acto de humildad que me permite seguir evolucionando. Las personas con las que trabajo codo a codo son las que me pueden dar la información más valiosa para poder hacer mejor mi trabajo.

Eso sí, antes tengo que promover un buen clima de confianza para que puedan expresarse sin temor a represalias o malos entendidos. Su feddback sincero es un regalo muy valioso para mí. En cambio, una respuesta políticamente correcta sin mojarse, no me sirve de mucho.

 Liderazgo by David Quesada

 

Empatía

¿Te has puesto en el lugar de los demás para entender por qué actúan de este modo? Siempre hay un motivo oculto total o parcialmente detrás de cada comportamiento. ¡Cuántos problemas se generan por no indagar ni tratar de entender la motivación de las personas con las que interactuamos!

Emitimos en segundos nuestros propios juicios y sentencias. Vamos a nuestra bola y cuando los demás actúan de forma alejada de nuestra manera de ver las cosas, la primera reacción es de rechazo. Si le ponemos cada día un poco más de empatía a la vida, en cuatro días el mundo empieza a rotar de otra forma. ¡100% garantizado!

Asertividad

¿Eres capaz de comunicar lo que necesitas de forma clara y respetuosa? La asertividad es una herramienta muy poderosa para conseguir lo que desees y que los demás te lleven a ello por su propia voluntad. Por supuesto siempre que la uses con fines honestos.

La asertividad se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la pasividad y la agresividad.

Hay quien nace con el don de la palabra y sabe hacer un buen uso de ellos. Si no es tu caso, no te preocupes, es cuestión de elegir un método y practicar, practicar, practicar…

Yo fui capar de elevar mi nivel de asertividad a un estado que antes nunca había imaginado gracias a mi paso por el club de oratoria “Maestros de la palabra” de Josep Cussó. Además, conseguí vencer el miedo a hablar en público y convertirme en un conferenciante que disfruta a tope preparando y compartiendo sus charlas. Ya estoy preparando la próxima para dentro de unos meses, ¡te aviso que va a ser la bomba! Te mantendré informado/a…

Si la asertividad la combinas con una buena dosis de escucha activa… ¡no habrá interlocutor que se te resista! Serás como el Flautista de Hamelin que guía a sus seguidores allá donde quiera. Ojo, ¡que eso es una gran responsabilidad!

#asertividad + escucha activa = Flautista de Hamelin… ¡todos te siguen! #liderazgo Clic para tuitear

En resumen, la autocrítica te inyectará humildad, la empatía comprensión y la asertividad atracción. ¡Es un cóctel ganador!

Aprende a aplicar estos tres conceptos para impulsar tu capacidad de liderazgo y motivación en tu equipo. El coaching empresarial es la disciplina idea para llevarlo a cabo que forma segura y eficaz: grandes resultados en el menor tiempo posible.

Atracción vs Desapego, ¿dos leyes incompatibles? (Parte II)

En el artículo anterior te hablaba de la ley de la Atracción como fuente para conectarnos con lo que más deseamos a través de nuestros pensamientos. Es tan fácil como escorarte hacia el optimismo en vez de hacia el pesimismo, aunque con los tiempos que corren parece todo un reto, ¿verdad? Guerras, crisis, corrupción, extremismo […]

Mamá, Papá y el Liderazgo

Hay quien dice que esto del liderazgo se lleva en la sangre, en los genes, que solo está al alcance de unos pocos. Es un argumento que no comparto. Liderar personas y equipos es una competencia que como casi todo en la vida se puede desarrollar con la práctica y el entrenamiento.

Es más, hay mucha gente que practica el liderazgo a diario sin darse cuenta. Lo primero que nos viene a la mente es el mundo empresarial y la política, pero hay un tipo de organización que supera incluso en número al de las pymes y que alberga el mayor ejército de líderes en todo el mundo: la familia.

Si eres padre o madre sabes de qué te hablo, ¿verdad? Con respecto a los hijos, existe un buen número de actividades que llevamos a cabo a diario y que perfectamente las podemos asimilar a las que asume un líder de equipos en el entorno profesional. Por ejemplo:

  • Organización: establecer horarios para el tiempo de ocio, la logística para llegar a todas las actividades extraescolares, el reparto de tareas domésticas…
  • Saber Delegar: cuando los hijos van creciendo y madurando (y ahora lo hacen más rápido que nunca), debemos decidir de qué tareas pueden hacerse cargo para que vayan aprendiendo a asumir y gestionar responsabilidades. También el momento de asignar una paga es ideal para introducir buenos hábitos sobre cómo administrar el dinero de forma sensata.
  • Resolución de conflictos: la adolescencia es complicada y saber afrontar los problemas que acarrea es todo un reto. Siempre digo que cuando los hijos superan esta etapa de la vida, los padres deberían recibir automáticamente un diploma máster en psicología familiar.
  • Formación para el desarrollo: una vez superada la enseñanza obligatoria, acompañar a los hijos en la siguiente etapa es toda una responsabilidad: elegir entre formación profesional o universidad, rama de actividad, idiomas… Mi consejo es sobretodo que estudien lo que más les motive, que empiecen a familiarizarse con las redes sociales profesionales y que dominen como mínimo un idioma extranjero, preferentemente inglés. Lo del idioma no tiene escusa, si el presupuesto familiar no da para que puedan estudiar en el extranjero, existen numerosas herramientas on-line a bajo coste: video-cursos, redes sociales de intercambio de idiomas, vídeos subtitulados de cualquier temática, etc. Para practicar inglés te propongo esta red social: RealLifeEnglish, que contiene gran cantidad de vocabulario, gramática, expresiones coloquiales, vídeo, audios y la posibilidad de interactuar con personas de todo el mundo..

No he mencionado otros miembros del “equipo” familiar como son abuelos/as y tíos/as que también intervienen como “colaboradores externos a la empresa” necesarios en muchos casos. Qué haríamos sin ellos/as !!

Y una mención especial se merecen todas las madres que llegan incluso a sacrificar su vida profesional para dedicarse a la familia. En la última década hemos avanzado en términos de igualdad y conciliación familia-trabajo, pero aún queda mucho camino por recorrer. En este sentido, te recomiendo el vídeo viral “Ser madre es un plus” que a día de hoy ya han visto más de 1,6 millones de personas. Por algo será…

Acabo con tres buenas recomendaciones de personas muy comprometidas con ofrecer recursos para padres y adolescentes en su camino hacia el éxito en la vida:

Gracias por dedicar tu tiempo a leer este artículo. Que pases un feliz verano !!

Masterchef, Valores y el Liderazgo de Equipos

No es que sea un amante de los realities, pero reconozco que he visto algunos de los programas de la presente edición de MasterChef. Me interesa sobretodo cómo viven la experiencia los concursantes, la forma en que muestran sus emociones, sus estrategias, la forma de trabajar en equipo entre los mismos rivales al título, cómo encajan la presión y los comentarios de los Chefs… Todos estos factores tienen mucho en común con la vida en una empresa, con las habilidades directivas de las que deben dotarse sus miembros. En definitiva, a través de sus comportamientos salen a la luz los valores de cada uno/a. Soy consciente también que se trata de un reality televisivo y que solo vemos lo que se nos quiere mostrar, pero para lo que hoy quiero compartir no es tan trascendente.

Me gustaría referirme en concreto al perfil de los dos finalistas: Carlos y Sally.

Carlos, de profesión (seguramente hasta hoy) vendedor ambulante de embutidos: lo definiría como una persona alegre, espontánea, currante, conciliadora

Sally, de profesión (seguramente hasta hoy) auxiliar de óptica: la definiría como una persona competitiva, emotiva, currante, familiar

A Sally y a Carlos les cambiará la vida después de pasar por este concurso. Esta es una de las cosas que más disfruto de este tipo de programas: las reacciones de los concursantes a medida que van superando etapas para cumplir su gran sueño, así como la forma en la que encajan la eliminación cuando se quedan en el camino. Algunos se sienten mal, frustrados, pero la mayoría agradecen la experiencia vivida por encima de todo. Esa ha de ser la actitud, ¿verdad?

Todo en la vida forma parte de nuestro aprendizaje, tanto lo que sale bien como lo que sale mal. La cuestión es seguir avanzando, perseverar sin desfallecer y reformular la estrategia cuando sea necesario. De hecho, de las características que he definido para cada concursante, ambos solo comparten la de “currante”. Posiblemente esa sea la clave de que hayan llegado a la final, el trabajo duro, siendo dos personas tan diferentes bajo mi punto de vista.

Y ahora viene la gran pregunta:

¿Si yo fuera un empresario de la restauración y tuviera que fichar a uno de ellos, con cuál me quedaría?

Me voy a mojar:

Yo me quedo con Carlos, y no porque haya ganado el concurso, sino porque tiene todos los ingredientes para encajar en cualquier equipo de cocina tal como ha demostrado en las pruebas de equipo del concurso. Le veo con potencial para aprender, sacar lo mejor de sí mismo y de sus compañeros/as. Genera buen rollo y practica la competencia sana basada en ayudar a los demás para el beneficio individual y común. Desprende valores muy necesarios hoy en día para poder crear equipos ganadores.

En cambio a Sally, aun teniendo ya un curso de cocina a sus espaldas que la hace una chef experimentada, me genera muchas más dudas. Su rivalidad extrema con Carlos la ha llevado a desear en muchas ocasiones que lo eliminaran o que fracasara, y en eso ha basado parte de su estrategia. Entonces en el equipo de una cocina, ¿será capaz de ayudar a sacar todo el potencial de sus compañeros/as? ¿Cómo reaccionará si tiene que trabajar codo a codo con gente muy buena? ¿Qué actitud adoptará ante ellos? Posiblemente sea solo una coraza por la vida tan dura que lleva recorrida desde la infancia y eso la hace desconfiar de los demás y sufrir por que otros le puedan quitar lo que tanto le ha costado conseguir. Seguro que tiene mucho que aprender y reflexionar en positivo de su paso por este programa.

¿Y tú? ¿Con qué concursante te quedarías? ¿Carlos, Sally o quizás alguno/a del resto de concursantes? ¿Cuál de ellos crees que posee mayores capacidades y habilidades para dirigir equipos?

Aprovecho para saludar a Ana Bosch y Marta Barnils de Gastro Coaching Barcelona, expertas en coaching para el sector de la restauración. Os dedico este post compañeras !!

La RSE en las aulas

Hace unos meses estaba realizando una formación sobre oratoria en un Instituto de Educación Secundaria a los chicos de 4º curso. En el descanso, se me acercó un profesor de 3º y me comentó lo siguiente:

“Hola, soy profesor de educación física y quisiera pedirte si les puedes hacer una charla motivacional a mis alumnos de la asignatura de emprendimiento que los veo un poco parados”.

¡Madre de Dios ¡ ¡Cómo está el patio! Pensé…

Me venían a la mente varios hechos que me generaban cuanto menos sorpresa:

  • ¿Qué hacía un profesor de educación física impartiendo la asignatura de emprendimiento? Con todos mis respetos hacia él que seguro lo hacía con la mejor de las voluntades.
  • ¿Qué hacían un grupo de alumnos que el profesor catalogaba de “un poco parados” apuntados en una asignatura que consiste básicamente en conocer cómo emprender un proyecto profesional o empresarial?

Entonces decidí buscar información sobre la asignatura de emprendimiento y obtuve respuestas de distinto signo, algunas alentadoras y otras descorazonadoras. Me explico:

Es una buena noticia que por fin el gobierno se haya decidido a incorporar una asignatura que brinda a los jóvenes la posibilidad de conocer herramientas para emprender un negocio. Nunca es tarde, ¿verdad?

Pero al tratarse de una asignatura optativa, solo en tercer curso y creo que sin obligación para los centros de incorporarla, me da que esto podría acabar en una propuesta de cara a la galería. Una declaración de buenas intenciones de difícil aplicación práctica como está ocurriendo con la ley de la dependencia. Espero que no sea así.

Además, si no se dedican recursos a la preparación y especialización del profesorado, tampoco se obtendrán los resultados esperados.

Por otra parte, me satisface el hecho de que el temario de la asignatura incorpore un apartado dedicado a la RSE, ¡No podía faltar, por supuesto!

Tomé la decisión acertada de adquirir el material de trabajo de alguna editorial para conocer al detalle el contenido. En concreto fue el Manual de Emprendimiento de la editorial Vicens Vives (en catalán). Un material muy elaborado, claro y didáctico, que además pone de relieve un tema por el cual siento especial debilidad: los valores personales. María Batet es coautora de este manual y espero poderla conocer personalmente en el close-encounter que tendrá lugar a finales de junio en el Forum Impulsa de Girona.

En el RSEncuentro de Vila-Real, del que yo también puedo decir el lema “afortunadamente… yo estuve allí !!”, se habló del auge que la RSE está teniendo en los programas universitarios relacionados con la ética empresarial. Otra buena noticia sin duda. Me gustaría ir un paso más allá (o más abajo según se mire) para acercar el mundo de la RSE a las aulas de los centros de enseñanza secundaria. Seguro que estarás de acuerdo conmigo que cuanto antes iniciemos a los jóvenes en todo lo que respira RSE y ética empresarial, más empresas, directivos y profesionales con consciencia social tendremos el día de mañana y menor tendrá que ser nuestro esfuerzo pedagógico para explicar los claros e irrefutables beneficios que aporta la RSE.

PROPUESTA DE ACCIÓN

Para poder pasar de las palabras a los hechos sobre todo lo que he explicado anteriormente, te propongo pues lo siguiente:

  1. Busca un centro de enseñanza secundaria donde ofrezcan la asignatura de emprendimiento o bien el grado superior en Finanzas.
  2. Ofrécete para ayudar al profesorado o impartir alguna master-class sobre la RSE.

Yo ya he encontrado el mío y tengo previsto concertar una cita con la dirección para ofrecerme una vez finalice el presente curso escolar, pues entonces ya estarán más tranquilos y receptivos a propuestas para el siguiente curso.

Con acciones de este tipo estaremos contribuyendo a la difusión de la RSE desde edades tempranas y a que menos gente el día de mañana frunza el ceño cuando oiga hablar de la Responsabilidad Social Empresarial. Además, seguro que conseguiremos propagar aún más el pensamiento ético y las buenas prácticas empresariales, porque como dijo Juan José Almagro: “Los DIRSE somos sobre todo buena gente”. Y algunos además son del Betis… je, je.

(Este post ha sido publicado también en Diario Responsable)

– See more at: http://davidquesada.org/la-rse-en-las-aulas/#sthash.TmflAgbH.dpuf