Capital Humano: 4 Formas de medir su valor intangible

Una empresa es un ente vivo, que por muy mecanizado, informatizado y automatizado que esté, siempre necesita personas de carne y hueso que sean capaces de coordinarse y tomar decisiones, entre ellas las de cómo mecanizar, informatizar y automatizar el negocio.

Una sola persona tomando una sola decisión en un momento concreto ya representa un intangible, o sea, algo que no se puede valorar numéricamente de forma directa. La suma de muchas personas, muchas decisiones y la forma en cómo se interrelacionan, configura uno de los activos intangibles más preciados de cualquier organización que desee prosperar y perdurar en el tiempo: el capital humano.

La empresa además se nutre de otros activos intangibles que también se pueden medir como el valor de la marca, la satisfacción de los clientes, el impacto medio-ambiental, la independencia de los proveedores, la capacidad de innovación, la relación con el entorno social…

La clave está más que en utilizar un método concreto de medición en mantenerlo en el tiempo y de forma regular. Por ejemplo, si decido medir el grado de satisfacción de clientes mediante una encuesta, tanto más importante será llevarla a cabo de manera periódica y con la misma estructura para poder comparar resultados.

Dos grandes expertos en la medición de intangibles son Esteban Sitges, Director de APDO (asociación de la que soy miembro) y Salvador Guasch, economista, humanista y autor del libro Contabilidad Simultánea (2015, Editorial ACCID) que recomiendo a todos aquellos que dedican su empeño como un servidor a unir dos mundos: el económico (resultados, números, cuentas…) y el social-emocional (la conciencia de las personas). Ellos también impulsan el Instituto de Intangibles, un proyecto ilusionante y muy necesario con el que voy a colaborar próximamente. ¡Ya te iré contando porque tiene muy buena pinta!

Esta actividad (la de unir los dos mundos en la empresa) tiene gran futuro porque la brecha existente hoy en día entre ambos hace imprescindible que actuemos ya. A mi formación académica y experiencia profesional en economía y finanzas desde mis inicios allá por los años 90 le faltaba un hermanito, y este nació en mí y ha crecido con fuerza sobretodo en los últimos años: la gestión consciente de personas. Y remarco lo de consciente porque va mucho más allá de gestionar las relaciones laborales y el plan de formación de la plantilla (luego te doy más detalles). Esto te lleva irremediablemente a cruzarte en el camino con personas como Esteban, Salvador y otros compañeros de viaje con los que compartimos proyectos, filosofía profesional y de vida. Algunos de ellos son: Miquel Pino (mentor de empresarios), Ana Bizarro (Equilibrio vital para padres emprendedores), Lluisa Ochoa (Dinero y fiscalidad consciente), Nacho Plans (Coaching de Equipos). La lista sigue. Formamos ese ejercito pacificador que sin duda va a impregnar de conciencia el mundo de los negocios y las organizaciones. ¡Que se preparen los empresarios y directivos inconscientes porque si no se reciclan lo van a tener crudo! ¡Todavía están a tiempo pero que no esperen mucho! Con los políticos no me meto porque es un mundo que por ahora lo doy por perdido.

Volviendo al asunto que nos ocupa, la medición del capital humano, a continuación te propongo una serie de conceptos que nos ayudarán a tangibilizar este preciado valor intangible:

Motivación

Medir la motivación en el trabajo es imprescindible porque ahí está la raíz de la mayoría de los problemas, conflictos y disfunciones en la empresa. Si no estoy motivado no presto atención a lo que hago, me distraigo pensando en otras cosas, no tengo buenas ideas (la creatividad hace las maletas), se me nota en la cara (y en mi actitud), lo sufren los que me rodean (y si soy su responsable…¡están perdidos!). ¿Resultado? No hace falta que te lo cuente, te lo imaginas ¿verdad?. Entonces abordar este aspecto es crucial. No vale mirar para otro lado y tirar de látigo y talonario, pues la motivación no se puede ni forzar ni comprar a largo plazo. Yo utilizo para medirla el Índice Motivacional, un cuestionario de 14 preguntas que aborda todos los aspectos que inciden en la motivación. Si te interesa, escríbeme un email y te lo envío.

Sentido de pertenencia

Va de la mano de la motivación pues ambos son directamente proporcionales. A mayor motivación mayor sentido de pertenencia y viceversa.

Cuando la gente se siente parte importante de su organización son los primeros que hablan bien de ella fuera y recomiendan sus productos y servicios a su entorno. Es lo que conocemos como Internal Branding. Una forma de medirlo sería creando una página corporativa en redes sociales e invitando al personal a interactuar con los seguidores para generar notoriedad.

Solo hablarán de la #empresa al mundo exterior aquellos que se sientan parte de ella. Clic para tuitear

Liderazgo

Medir la capacidad y el estilo de liderazgo tanto de directivos como de mandos intermedios y de candidatos a promocionar es muy conveniente. Dotarles de herramientas para cohesionar a su equipo de manera consciente y auténtica significa ayudarles a hacer bien su trabajo. De lo contrario pueden aparecer síntomas tan indeseables como el estrés o la frustración. En mi plataforma de vídeo-cursos online encontrarás info-productos para potenciar y medir el liderazgo auténtico.

Mapa de Talento

Consiste en elaborar un mapa de capacidades, competencias, personalidad, expectativas y potencial de todos los miembros. A través de entrevistas personales podemos encuadrar a cada colaborador en una matriz de talento del tipo: estrellas (aquellos que quieren y pueden), con potencial (aquellos que quieren pero ahora no pueden), forzados (los que pueden pero no quieren), resignados (los que ni quieren ni pueden).

También es necesario evaluar la capacidad para retener el talento y evitar que se marche o mejor aún, la capacidad para retener la aportación de la gente talentosa cuando decida marcharse. Por ejemplo, si pensamos en un crack del mundo del deporte, cuando decide cambiar de aires el equipo se resentirá menos cuanto más hayan aprendido de él los que se quedan. Aquí entran en juego valores como la humildad y la generosidad de los grandes líderes para compartir su sabiduría y dejar un legado a los que de alguna forma también han contribuido a su éxito.

Hasta aquí las cuatro formas que te propongo para medir el valor intangible del capital humano. Espero que te sean útiles y si ya las has puesto en práctica, ¡cuéntame qué tal te ha ido!

 

Cómo atajar de raíz los problemas

Solucionador de problemas inter-personales:  pienso que debería existir una profesión con este nombre, con su correspondiente carrera universitaria y por supuesto debería ser una de las mejor remuneradas. ¿Estás de acuerdo conmigo?

Resolver (y sobretodo prevenir) conflictos entre personas puede ser más complejo que diseñar un cohete para ir a la luna. La mente humana es uno de los artilugios más sofisticados que deben existir en el Universo. Esta afirmación, lejos de desanimarme me llevó un buen día a meterme de cuatro patas en este maravilloso mundo del coaching, la motivación, el liderazgo y la gestión de personas.

Hace unos días conversaba con un empresario y me afirmaba con un cierto aire de aceptación adobado con una dosis de esperanza: “Las personas tienden a acordarse de las malas experiencias y pasan por alto aquellas situaciones en las que estuviste a su lado para apoyarles en lo personal o profesional. Pero debe haber alguna forma de cambiar esta manera de pensar”. Efectivamente, estoy convencido de que existe una forma y la clave es tan simple (o compleja según lo queramos ver) como un cambio de conciencia. Simple porque el camino es uno y claro, y complejo porque quizás nos lleve a cuestionar nuestras propias creencias, nuestra forma de ver el mundo y a los demás.

Raimon Samsó lo dice meridianamente claro cuando afirma:

Los problemas no existen. Solo hay soluciones incómodas. Raimon Samsó Clic para tuitear

La mente humana puede ser muy perversa y nuestro ego, nuestro lado oscuro, aprovecha el mínimo resquicio para hacerse ver. Solo si trabajamos nuestra inteligencia emocional para pasar a un nivel superior de conciencia podremos acallar y educar nuestra voz ceniza interior, la que lo juzga y lo cuestiona todo, la que llevada al extremo saca lo peor del ser humano: matar, robar, extorsionar, engañar, torturar…

Por cierto, ahora me viene a la memoria el reportaje que vi la semana pasada sobre el colosal trabajo de un grupo de socorristas voluntarios de la ONG Proactiva Open Arms (que se nutre solo de fondos de la sociedad civil) en la isla griega de Lesbos para salvar vidas donde las autoridades del primer mundo evitan actuar. Está en catalán, pero he pedido a TV3 que lo traduzca a otros idiomas porque merece ser visto por cuantas más personas mejor. En él se muestra el contraste de los dos extremos de la condición humana: personas que invierten sus ahorros y arriesgan su vida para salvar de la muerte segura a personas que lo dejan todo por un atisbo de esperanza. Y por otro lado, gente sin escrúpulos que se enriquece a costa de la desesperación de los más desamparados que huyen del sinsentido de la guerra.

Señoras y señores, esto es en esencia lo maravilloso y lo miserable a lo que puede llegar nuestra mente y nuestra (in)consciencia. ¡Bienvenidos al Gran Circo de la Vida! La pregunta es: ¿en qué bando queremos jugar? Y cuando lo hemos decidido, ¿qué hacemos en nuestro día a día para ayudar a nuestro “equipo” a conciencia? Me refiero a que cuando damos cabida a emociones como la rabia, el miedo, la envidia, el rencor… desde luego en ese momento nos tocaría calentar banquillo. Si quiero jugar de titular en el Ejército Pacificador de Buenas Personas tengo que acostumbrarme a regatear, pasar y chutar con valores como el respeto, la empatía, la compasión, el perdón, la humildad, la ética… ¡Son valores para ganar la Champions!

Bien, reconozco que me he calentado un poco y quizás pienses que me estoy desviando del título de este artículo, pero te aseguro que todo lo que te he contado tiene relación con el objetivo de atajar de raíz los problemas interpersonales.

Howard Gardner habla de las inteligencias múltiples: verbal, lógico-matemática, espacial, kinestésica, musical, interpersonal e intrapersonal. Solo las dos primeras tienen que ver con lo que conocemos tradicionalmente como CI (Coeficiente Intelectual). ¡Es un alivio saber que dispongo de otras cinco para llegar a ser una persona inteligente en sentido amplio! Je, je.

Para abordar la solución que te voy a proponer me quiero centrar en las dos últimas inteligencias:

Inteligencia interpersonal
Para comprender a los demás, lo que les mueve, les motiva, sus capacidades para liderar, etc. Aquí entran en juego los valores ético-sociales que nos conectan con los demás como la gratitud, la comprensión o el apoyo.

Inteligencia intrapersonal
Para comprenderse a uno/a mismo/a. Lo que buscamos en la vida, nuestros miedos, nuestras necesidades, lo que nos llena. Los valores que nos mueven en este ámbito son de autodesarrollo como la autoestima, el autocontrol, la diversión o el optimismo.

Entonces a continuación voy a proponerte una serie de pautas basadas en estas dos inteligencias para lograr disolver cualquier tipo de conflicto interpersonal, ya sea en el trabajo o fuera de él:

Pautas basadas en la inteligencia interpersonal:

  • Ponte en el lugar del otro, pero de verdad. Siente lo que él/ella siente, ni que sea por unos segundos. Entiende sus miedos sus inseguridades, sus argumentos, sus razones. Toda persona se basa en un porqué verdadero cuando actúa, incluso un asesino en serie. Conectar con esa motivación nos resuelve un 90% del conflicto. También el negociador tiene que encontrar el porqué verdadero en el secuestrador para agotar todas las posibilidades de acuerdo.
  • No juzgues ni prejuzgues: es uno de los mayores divertimentos de nuestro ego, juzgar a los demás, buscar culpables y poner etiquetas a las primeras de cambio. Si estás por ejemplo ante alguien cabreado, que grita, no des por hecho que él/ella es así siempre. Indaga de nuevo en el porqué. Quizás ha tenido un mal día y lo ha pagado contigo. Ayúdale a rebajar su nivel de crispación mostrándote calmado/a y comprensivo/a. Acepta la situación tal como es pero sin dejarte contagiar por el ruido o la toxicidad.
  • Pregunta mucho: haz preguntas sinceras y directas, ¿cómo te sientes? ¿En qué te puedo ayudar? ¿Cómo te sentirías mejor? Habla de tú a tú para conocer sus pretensiones sin involucrar a terceros que no están presentes. Un ejemplo de malas preguntas lo encontramos en una mítica canción de José Luís Perales: “¿Y cómo es él? ¿En qué lugar se enamoró de ti?…” Cuando las preguntas correctas serían: ¿Cómo te sentiste tú para llegarte a enamorar de otro? ¿En qué piensas que fallé yo?

 

Pautas basadas en la inteligencia intrapersonal:

  • Toma responsabilidad plena del problema y no responsabilices al otro. Piensa siempre en lo que está en tus manos para resolverlo. En qué debes cambiar o puedes ceder tú. La intransigencia enquista el conflicto mientras que la concesión mutua lo disuelve.
Si responsabilizas a los demás de tus problemas, nunca desaparecerán ¡Toma las riendas! Clic para tuitear

 

  • Utiliza otro prisma: intenta ver el problema desde otro punto de vista, aléjate de él o pide opinión imparcial a otros que no estén implicados. A veces estamos tan metidos e impregnados del conflicto que no nos damos cuenta que formamos parte de él.
  • Preserva tu autoestima como tu mayor tesoro: toda decisión que tomes para resolver un conflicto debe contribuir a mantener tu sana autoestima. De lo contrario, aléjate de él.

Si es con la pareja, déjala
Si es con el trabajo, márchate
Si es con un colaborador, sustitúyelo
Si es con un amigo/a, bórralo de Facebook y WhatsApp (ya me entiendes).

Disculpa si piensas que soy radical, pero… ¡con la autoestima no se juega!

Para acabar, te invito a ver el siguiente vídeo en el que explico cómo abordar conflictos con tu equipo en el trabajo:

 

 

Espero que estas pautas te puedan ser de utilidad. Si las pones en práctica o ya lo has hecho, cuéntame qué tal te ha ido.

Y ya sabes, a partir de ahora cuando te enfrentes a un conflicto, repítete a ti mismo/a:

¿Problemas a mí? ¡Ja!

 

 

5 Habilidades Sociales para el éxito

Vivimos en un mundo interconectado tanto en lo físico como en lo digital. Ya es imposible aislarse como si fuéramos un ermitaño autosuficiente que vive de lo que la naturaleza le ofrece. Ni tal solo las tribus indígenas del Amazonas pueden existir ajenas al llamado “progreso económico”. ¿¿Progreso?? Ja! Lo de progreso lo pongo en duda, ya que seguramente hemos avanzado mucho en lo material pero en cuanto a relaciones sociales yo a este mundo hoy le doy un suspenso.

Pero soy optimista por naturaleza y confío en que el Gran Ejército Pacificador de Buenas Personas tomará las riendas para darle la vuelta a la tortilla. No queda otra opción que luchar contra las guerras, la codicia, la corrupción, la violencia y las desigualdades sociales con la mayor de las armas de que disponemos: la conciencia. Pero eso sí, bien cultivada. Porque los hay que son plenamente conscientes del daño que hacen. Estos todavía viven en un nivel de conciencia averiado. Y más que culparles y maldecirles, pienso que debemos empezar por preguntarnos en qué medida hemos contribuido todos y cada uno de nosotros a la situación en que estamos.

¿En qué grado eres responsable del mundo en que vives? ¿Qué puedes hacer tú para mejorarlo? Clic para tuitear

Y no se trata de enarbolar la bandera de Juana de Arco. ¡Es mucho más fácil! ¿Cómo?. Puedes empezar por poner en práctica las 5 herramientas de construcción masiva que te propongo a continuación para empezar a transformar a nuestro alrededor el odio en comprensión, la incomunicación en diálogo y el egoísmo en servidumbre.

Practica la oratoria

Superar el miedo escénico para poder hablar en público es uno de los logros que más me han ayudado a transformar mi vida hacia mi ideal. Cuando pasas del miedo paralizante al disfrute permanente al hablar ante un grupo, un nuevo mundo de posibilidades se despliega ante ti. Además el beneficio en mi caso fue doble: logré superar una barrera limitante que me consumía y me hice más fuerte para poder afrontar y superar nuevos retos.

Cualquier excusa para practicar una charla es bienvenida. Porque la práctica es lo que te hace ganar en seguridad y auto-confianza, más que leer 100 libros de comunicación y oratoria.

Aquí van algunos consejos para comunicar de forma asertiva y auténtica:

  • Habla desde el corazón con pasión: no tengas miedo de mostrar tus emociones, es lo que más te conecta con los demás.
  • Crea tu propio estilo: aunque tengas oradores de referencia a los que modelar, imprime también tu sello personal.
  • Practica tus charlas en casa y céntrate en el objetivo previamente definido: ¿qué buscas? ¿entretener, informar, persuadir, sumar seguidores…? El diseño, estructura y puesta en escena deben ser congruentes con lo que pretendes conseguir.
  • Analiza a tus interlocutores o audiencia. ¿Es un grupo homogéneo y especializado o heterogéneo y desconocedor del tema? Adapta el lenguaje a ellos para evitar caras de perplejidad.
  • Utiliza el humor con elegancia: el buen humor engancha, pero ojo con chistes o bromas que a veces nos pueden jugar una mala pasada según como los demás lo perciban por parecer sexistas, racistas, pedantes…
  • Muéstrate cercano/a y accesible: interactúa con los demás e invítalos a participar, ¡es garantía de éxito! Y si además de participar juegan, ¡ya es el no va más! La gamificación lo hace posible.

Valores y Motivación sin límites

Llenar tu vida de cosas que te gustan para vivir permanentemente motivado/a parece de una lógica aplastante, ¿verdad? ¿Entonces por qué no lo hacemos? Si te dejas llevar por las circunstancias, por lo que hacen los demás, por lo que toca… no te darás cuenta y estarás viviendo la vida de otros o para otros, no la tuya propia. La motivación nace de actuar en coherencia con nuestros valores fundamentales. Así de simple. Si sufres, pregúntate a cuál de tus valores estás traicionando. Pero primero tienes que ser consciente de cuáles son tus valores, ¡claro! Te invito a visitar mi escuela online Training Consciente donde aprenderás cómo poner a trabajar tus valores personales y profesionales hacia la vida que deseas.

Conecta personas

Si te conviertes en un conector de personas serás una persona muy valiosa para tu entorno. Pero no lo hagas por los demás, hazlo por ti. Personalmente me resulta muy gratificante cuando puedo contribuir a la expansión de la conciencia de otros poniéndoles en contacto con otras personas afines, un libro con insights poderosos, un curso para el autodesarrollo… ¿Has experimentado alguna vez lo que llamo la emoconexión? Es aquel cosquilleo intenso y breve que te recorre el cuerpo cuando sientes que has conectado con otra persona, que le has facilitado un insight o te agradece algo valioso que le has ayudado a descubrir ¡Cuando lo experimento siento una inmensa gratitud! El hábito de agradecer y estar agradecido por todo me proporciona una gran paz y equilibrio interior. Si no lo has probado te lo recomiendo encarecidamente.

Empatiza con el prójimo

Ponerte en el lugar del otro, entender y aceptar sus miedos, sus reacciones y sus comportamientos por más alejados que estén de nuestros modelos es un claro ejemplo de que estamos comprometidos con establecer vínculos con los demás.

La empatía, rebozada con la escucha activa libre de prejuicios es una combinación emoviral te conduce irremediablemente a la conexión del otro hacia a ti. Para que se produzca la conexión total en ambas direcciones el otro también tendrá que aplicarse la misma fórmula magistral:

(Empatía+Escucha activa+libre de prejuicios) x 2 (en ambos sentidos) = conexión total con el otro Clic para tuitear

Lidera algo

Practica el liderazgo personal en cualquier ámbito de la vida, por insignificante que te pueda parecer: lidera un proyecto, un equipo, una empresa, una asociación, una familia… ¡o tu propia vida! Busca seguidores, compañeros de camino, ilusiónales con tu idea, diseña una estrategia, practica la prueba-error para avanzar… Practicar el liderazgo auténtico alimentará tu autoestima, tu autoconfianza… ¡y los demás te lo agradecerán!. Porque tener un líder como tú merece la pena, ¿cierto?

 

¿Qué te ha parecido mi propuesta? ¡Con esto no hay crisis que se resista!

Si ya practicas estar cinco habilidades sociales de forma habitual, puedes enseñar a otros a utilizarlas. ¡Son armas muy poderosas! Y pasarás a formar parte del Gran Ejército Pacificador de Buenas Personas.

¡Manos a la obra que tenemos trabajo!

 

 

 

 

STAR WARS vs START WORKS: el dilema de emprender

Un buen día, mirando a las estrellas y al espacio sideral decidí encomendarme a todos los Dioses del Universo para emprender un proyecto ilusionante. No fue una decisión que tomara a la ligera, de un día para otro, sino que sin darme cuenta una semilla llevaba tiempo germinando en mi conciencia hasta que brotó.

Todo persona que decide emprender (término que considero aplicable a cualquier persona que decide por si misma crear o impulsar una nueva empresa, negocio, proyecto…) debe saber conjugar sus dos caras de forma óptima: la STAR WARS y la START WORKS. Ninguna de ellas pertenece al lado oscuro, pues ambas te suministran la fuerza por igual.  Una buena combinación de las dos y un puñado de buenas preguntas te lleva irremediablemente al éxito, solo es cuestión de tiempo.

Me explico…

El soñador STAR WARS

Es la parte del emprendedor que está enamorada de una idea, de un sueño. Mira a las estrellas y se imagina cómo será su futuro cuando contagie su enamoramiento al resto de la humanidad. Está flotando en el espacio inmune a cualquier guerra intergaláctica pues siente que su nave es indestructible. Que guaaaaay!!… Pero cuidado!! El amor incontrolado puede llevarte a perder el rumbo, la perspectiva de las cosas, la lógica…

Para hacer bajar a la tierra a tu parte STAR WARS debes hacerte preguntas como estas:

¿He validado mi idea? ¿Soluciona algún problema? ¿Existe algo parecido?

Es muy recomendable, imprescindible diría yo, contrastar tu gran idea con otras personas de tu entorno, de tu confianza, a los que consideres tus mentores. Ellos seguramente te darán un punto de vista distinto, pero tampoco dejes que coarten tu ilusión. Tómalo como nuevas opciones, posibilidades de avanzar o detectar obstáculos cuando sean críticos con tu idea. Evidentemente, la última palabra la tienes tú. Eso que nadie lo ponga en duda!

El pragmático START WORKS

Es la parte de ti que se pregunta si podrás vivir de esta idea, si dispones de sustento para aguantar los duros inicios, si albergas la motivación suficiente, si vale la pena arriesgarse y dejar perder lo que ahora tienes (el coste de oportunidad)…

Aquí viene cuando realmente te conviertes en emprendedor: cuando te empiezas a hacer preguntas para ponerte en acción:

¿Qué recursos necesito para ponerme en marcha (dinero, tiempo, infraestructura, contactos…)? ¿Dispongo de la capacidad de liderazgo suficiente? ¿Cuál es mi plan de negocio para llevarlo a la práctica? En esta última cuestión te recomiendo que utilices el modelo Canvas, que supera el tradicional Business Plan o Plan de Empresa.

STAR WARS y START WORKS ejemplifican en el fondo las dos partes principales de nuestro cerebro, la emocional y la racional. La clave está en el puente que tendemos entre las dos. Más que un puente, hace falta una autopista de ida y vuelta constante. Si lo ves una montaña, no te preocupes que esto se entrena. Doy fe de ello!!

¿Qué es lo verdaderamente importante? No me cansaré de repetirlo: la conciencia. La clave reside en ser consciente de nuestros pensamientos, de aquellos que nos bloquean o limitan y de los que nos impulsan y nos dan la fuerza para ganar la batalla al lado oscuro.

Tu conciencia es tu mejor aliado para lograr la vida en plenitud que deseas Clic para tuitear

Nuestra mente puede vivir en una permanente guerra intergaláctica de infinitos impulsos que nos llegan de todas partes, y por desgracia muchos tienen forma de Dark Vader. Entonces hay que aprender a transformar la oscuridad en energía positiva. Al fin y al cabo, la energía negativa es energía, no? Pues venga, a transformarla! Para ello nos ayudamos de la conciencia y de relativizar lo que ocurre a nuestro alrededor. Objetivo: formar nuestro sistema de creencias positivas.

Para acabar, en la siguiente infografía te pongo algunos ejemplos. Que la Fuerza te acompañe !!

 

 

 

 

Motivación y liderazgo para triunfar ¿quieres saber cómo?

Liderazgo y motivación son dos conceptos que van unidos de la mano. Me cuesta imaginar el primero sin el segundo. O sea, liderar sin motivar ni estar motivado es una tarea humanamente imposible a mi entender. Al revés sí sería posible: puedo estar motivado para hacer algo sin ser un líder necesariamente. En definitiva, liderazgo necesita de la motivación, pero la motivación puede vivir a su libre albedrío.

Liderazgo

¿De qué se trata en el fondo? Liderazgo es un concepto ya muy trinchado y explotado. Cuando oímos hablar de él nos vienen a la mente políticos, empresarios deportistas de élite… Pero la realidad mundana es que es algo que está dentro de todos y cada uno de los terrícolas.

¿Por qué? Porque todo empieza por liderarse a uno mismo, por tomar las riendas de mi vida. Si siento que tengo el mínimo control necesario de mi existencia, que soy yo quien mueve los hilos y no los hilos que me mueven a mi como una marioneta, entonces ya soy un líder de algo… de mi propia vida, que no es poco !! Llegar a este punto a menudo supone tomar decisiones difíciles, traumáticas, romper con lo establecido, con la inercia autoimpuesta, con el conformismo o la resignación. Te aseguro que sé de lo que te hablo porque yo he tenido que tomar varias. Y cuando lo haces, después de superar miedos e incertidumbres, el resultado te hace más fuerte.

#Liderazgo: todo empieza por tomar las riendas de mi vida y liderarme a mi mismo. Clic para tuitear

Después, una vez ya domino al potro desbocado, puedo plantearme un proyecto profesional ilusionante. Al revés, me supondría un gran desgaste de energía. No digo que no sea posible, pero mi mente sufriría hasta poner en orden mi hogar interior.

Cuando el proyecto está en marcha, empiezo a mirar alrededor y… ostras, me sigue gente!! Esa es la clave del liderazgo profesional, que tengas seguidores voluntarios por la autoridad que ellos ven en ti y no por el poder que te puede otorgar un cargo de directivo o empresario. Si te obedecen por el poder que ostentas eres un simple jefe, si te admiran por el ejemplo que das y lo que les ayudas a crecer a tu lado, entonces ya eres un auténtico líder !! Si te cuesta tirar del carro, entonces analiza en qué estás fallando y ten la humildad de preguntarle a ellos. ¿Falla la comunicación? ¿la ilusión que ellos ven en mí? A veces nos enamoramos tanto de nuestro proyecto que perdemos la noción de cómo los demás lo perciben.

Motivación

Como el liderazgo, la motivación también nace de uno mismo. Es la más poderosa, la interior. El deseo de hacer un esfuerzo superior al que considero normal para lograr un objetivo o resultado positivo para mí. Si lo llevo al terreno profesional, entonces el esfuerzo por lograr un objetivo para la organización, lo haré si también supone un beneficio personal. Es lo que llamo la co-motivación. Es cosa de dos !!

En un trabajo, existen tres factores potencialmente motivadores, el primero depende de mí y se nutre de los otros dos que dependen de la organización:

  • La satisfacción por la tarea que realizo en sí misma. Lo que me aporta, lo que me llena… En definitiva, el grado en que me realiza profesionalmente.
  • Disponer de los recursos necesarios para desarrollar bien tu cometido (materiales, humanos, ergonómicos, de seguridad…). Si no los tienes, pídelos… exígelos !!
  • Sentirse parte importante del proyecto. Para verlo claro, hazte estas preguntas: ¿la empresa invierte en mi formación y desarrollo profesional?, ¿mis opiniones son tenidas en cuenta?, ¿tengo posibilidades de promocionar o asumir nuevos retos o responsabilidades? ¿los valores que percibo en la empresa están alineados con los míos? ¿tengo una relación sana con mis compañeros, superiores, colaboradores…?

Como puedes imaginar, si los recursos y el sentido de pertenencia fallan, entonces no tardaré mucho en estar desmotivado por realizar una actividad por más que a priori me entusiasme. En cambio, el trabajo más rutinario se puede transformar en algo motivador si esos dos aspectos (recursos y pertenencia) brillan por su presencia.

Por otra parte, si soy responsable de un equipo otro factor motivante es el hecho de tener la atribución de poder elegir yo a mis colaboradores y que éstos no me vengan impuestos sin posibilidad de realizar cambios si lo creo imprescindible. Lo contrario acabará generando en el equipo tensiones, consumo innecesario de energía y estrés nocivo.

Quizás te hayas dado cuenta que hasta ahora no he hablado del factor que primero nos suele invadir el pensamiento cuando hablamos de motivación: el dinero. Es el factor motivador externo más difícil de mantener en el tiempo y el que más conflictos genera. Por eso te propongo empezar por tu interior, por lo que está en tus manos, como dice el título de un buen libro que te recomiendo: De ti depende (Ignacio Álvarez de Mon).

Liderazgo cocinado con valores: ¿escueces o enriqueces?

Liderazgo y valores son dos conceptos que caminan de la mano. Me resulta imposible imaginar a un líder sin valores. Es como pretender hacer un buen caldo casero pero sin su correspondiente apio, puerro, zanahoria, huesos de pollo…

¿Pero qué entendemos por un líder? ¿Una persona que es capaz de arrastras masas en pos de un objetivo? Si es así, entonces también podríamos llegar a pensar que un dictador como Hitler es un gran líder, ¿verdad? De hecho para mí, este tipo de personajes los podemos catalogar como “anti-lideres” y por tanto provistos de su extenso arsenal de “contra-valores”. Son el típico ingrediente en mal estado que si no se detecta a tiempo, agría el caldo.

No me voy a referir a estos “líderes” sin escrúpulos, que por desgracia brotan a nuestro alrededor como mala hierba con mala sabia. Practican de forma sistemática la “inteligencia egocional” y nos amargan más de un desayuno.

Voy a hablarte de los auténticos líderes que desbordan inteligencia emocional por los cuatro costados. Los que enriquecen el caldo casero. Son aquellos que mueven masas hacia un objetivo loable y próspero para la sociedad. Personas con conciencia que dirigen empresas, equipos de trabajo, asociaciones… o que sin tener personas a su cargo son una referencia para los demás, un ejemplo y fuente de inspiración.

Si piensas en alguno de ellos, seguro que rápidamente identificas valores positivos en los que fundamentan su liderazgo, visión, su forma de actuar y de relacionarse con los demás. Quiero compartir contigo en concreto de tres valores que siempre encuentro en un líder auténtico: la humildad, la mente abierta y la generosidad.

  • Humildad desprendida del tan nocivo ego, lo que permite al líder bajar al fondo de la mina si hace falta y ponerse al servicio de su equipo, de sus seguidores. El líder debe tener un objetivo claro y cuando lo tiene, su responsabilidad es la de proporcionar a su tribu las herramientas y recursos necesarios para alcanzarlo. Entonces se convierte en un servidor. Es lo que James C. Hunter llama “la pirámide invertida” en su best seller La paradoja del liderazgo.
  • Mente Abierta para entender las distintas opiniones, puntos de vista y creencias de todas y cada una de las personas con las que el líder se relaciona. Mente abierta es el ingrediente necesario para practicar el pensamiento con objetividad y libre de prejuicios, además de la antesala de la “creativación” (creatividad & innovación).
  • Generosidad que hace que una persona anteponga los intereses y necesidades del grupo a los suyos propios. Gente que regala a los demás su bien más preciado: el tiempo, sin esperar nada o poco a cambio.

Tengo la gran suerte de contar entre mis amigos con personas que considero grandes líderes y no por eso son todos personas relevantes. En todos ellos identifico estos tres valores que te he descrito y muchos más.

¿Y tú? ¿Con cuántos líderes cocinas? Seguro que con más de los que te piensas. Y lo más bonito es que tú puedas ser uno de ellos para otras personas.

Te propongo lo siguiente:

Haz una lista con las personas cercanas en las que identificas los tres valores anteriores y después anota otros valores que también ves en ellas… Te deseo una larga lista !!

 

Si quieres saber más sobre cómo ejercer el liderazgo con valores, te invito a conocer el Programa Lidertivo. Un entrenamiento online que he estado preparando a consciencia y con dedicación exclusiva durante más de un año para aquellas personas que buscan disfrutar de una profesión próspera y convertirse en una referencia.

 

 

Un Congreso de Marca Personal diferente

 

Este fin de semana he tenido el privilegio de asistir como ponente al Congreso de Marca Personal del Instituto de Expertos de Raimon Samsó. Allí se respiraba ilusión, optimismo y pasión por realizar tantos sueños como charlas había. Al fin y al cabo, hablar de marca personal es el resultado de sacar el emprendedor vital que todos llevamos dentro, ¿verdad?

Leer más