El juego interior del Directivo

Todo directivo que se precie tiene que dominar las tres patas del juego interior. Si lo hace, se dará cuenta que esto de dirigir personas, equipos y negocios es más fácil de lo que parecía antes de tomar conciencia.

Conciencia es la palabra clave. Cuando somos conscientes de nuevos caminos, nuevos paradigmas o simplemente de lo que creemos, lo que pensamos o de lo que nos ocurre, en nuestra mente se abren nuevas conexiones neuronales que nos permiten evolucionar.

¿Y cuáles son esos tres componentes del juego interior del directivo?

Te los voy a revelar:

El juego interior de la Mente

En tu mente ocurre todo y eso es una buena noticia, porque significa que tienes el poder de canalizar tus pensamientos y sentimientos sin ayuda de los demás. Esto para un directivo es crucial.

Entender que el sentido de la vida, tanto a nivel personal como profesional, se libra en nuestro interior significa que debemos cuidarnos por dentro, que tenemos que invertir en nuestro desarrollo personal para ser mejor profesional. Todo está ligado y conectado. Y el directivo tiene todavía mayor responsabilidad de hacerlo cuando hay personas o negocios que dependen de él.

La autorrealización está en el top de la pirámide de Maslow, es lo que nos completa como seres humanos y lo que da sentido a nuestro paso por este mundo. Para conseguirla tenemos que trabajar a fondo el auto-conocimiento: nuestros miedos, rencores no sanados, anhelos, fortalezas, pasiones, ilusiones … ¡Tenemos trabajo!

La autorrealización da sentido al trabajo del #directivo cuando logra disfrutar de lo que hace Clic para tuitear

 

El juego interior de la Comunicación

Un directivo que quiera conseguir resultados con menos esfuerzo y estrés debe ser un buen comunicador, tanto en las distancias cortas como ante la multitud, pero sobretodo en el tú a tú y con su equipo directo.

¿Cómo me siento comunicando con los demás?
¿Empatizo fácilmente?
¿Hay determinadas personas con las que me cuesta conectar?
¿Me entienden a la primera?

Aquí también toca trabajar nuestros miedos y barreras en este campo, y yo tuve que hacerlo hace ya unos años cuando decidí de una vez por todas superar el miedo a hablar en público que me perseguía desde la adolescencia.

No es suficiente con tener un buen mensaje, una buena idea, una buena solución, hay que saber comunicarla de forma óptima, y esto vale para un director general, de RRHH, marketing, comercial, producción…

El juego interior del Equipo

El equipo como grupo de personas organizadas y cohesionadas tiene vida propia. Es lo que llamo la emocionalidad del equipo, que se nutre de todas y cada una de las personalidades de sus miembros para formar un ente único.

Hay que cuidarlo como un tesoro y más aún si tenemos en cuenta que este es el único de los tres juegos interiores que no depende solo del directivo ya que transciende más allá de él, aunque sea el responsable y garante de que reine la buena armonía, el compromiso y el orgullo de pertenencia.

En cambio, he oído demasiadas veces a directivos quejarse del personal, como si tiraran la toalla porque no hay nada que hacer. Yo siempre les digo que miren dentro para ver qué podían haber hecho mejor. Ese es el punto de partida y solo si uno se mira el ombligo para empezar a cambiar las cosas podrá transformar ese ambiente negativo, muchas veces incluso tóxico, en algo que se parezca más a un verdadero equipo de personas que disfrutan de lo que hacen. Vale la pena intentarlo, ¡que nos quedan muchas horas de vuelo en el trabajo como para no disfrutarlas!

Cuidar del equipo es una inversión que da grandes réditos. Todo se hace más fácil: los problemas se resuelven o se anticipan antes de llegar a tu mesa, encuentras fácilmente voluntarios para afrontar cualquier “marrón”, puedes delegar tareas para centrarte en lo que aporta más valor, tu reconocimiento como Lidertivo (directivo-líder) aumenta exponencialmente… ¡Todo son ventajas! Te lo digo por experiencia.

Entonces, ¿cómo va tu juego interior directivo? ¿Ya te preocupas y juegas con él? Si lo haces, será una gran decisión que solo te reportará beneficios y calidad de vida profesional y personal.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *